La Fiesta del Sol, con el sello de las más grandes

Edición Impresa

Bajar del avión y pisar suelo sanjuanino fue el preámbulo de lo que iba a presenciar el grupo los días siguientes. No fue el calor ni la humedad lo que sorprendió al contingente, sino el clima festivo que se palpitaba entre los miembros de la delegación de turismo de esa provincia y de la gente, en las calles.
Las tres primeras jornadas
En la combi que trasladó a los periodistas a sus hoteles (todos al 90% de la capacidad colmada) el guía hizo un repaso de las tres primeras jornadas: «El Predio Ferial está siempre lleno; por la exposición de industrias y empresas casi no se puede caminar. La gente se queda a comer en los restoranes instalados en el sector gastronómico y después ven los espectáculos, que terminan a la madrugada. León Gieco convocó cerca de 10 mil personas, pero al Chaqueño Palavecino lo vieron más de 50 mil, fue increíble. Hoy está el Carrusel, con la pasada de reinas departamentales y después tocan los Auténticos Decadentes. Mañana, para el gran evento, se habla de una concurrencia de más de 70 mil personas», relató Renato, acostumbrado a mostrar a los visitantes las virtudes turísticas de la región. Esa noche, la avenida José Ignacio de la Roza fue escenario del desfile de los 19 carruajes con las candidatas. Desde calle Mendoza hasta Juez Ramón Díaz pasaron uno tras otro, cada uno identificado con una canción y con características arquitectónicas diferentes. Mas allá de la buena labor de todos, se destacó Capital, con un carruaje denominado Urbanidad, que propuso un viaje en el tiempo. La idea (bien lograda) fue mostrar la ciudad moderna después del terremoto, plasmando el contraste entre los edificios antiguos y los actuales. A bordo estuvo la reina de la ciudad capital, Julieta Caparrós.
La pasada de San Martín llevó a quien sería consagrada Reina del Sol, Maira Florencia Márquez López.
El nombre del carro fue Elixir de Dioses en referencia a las virtudes del vino y a las bodegas de ese departamento. El gran protagonista del carruaje, más allá de su reina, fue el Sol, con rayos de oro y plata, ubicado sobre burbujas de vino.
Otra pasada que generó la aprobación del público fue Hilos del Tiempo, de Jáchal. Desde su interior saludó Belén Chávez, luego Virreina del Sol. Un telar, una noria y un Cristo Negro cuyos brazos pendían del rey astro formaron parte del decorado.
El caso de Pocito vale la pena ser destacado. Mostró una gran Estatua de la Libertad, un sol hecho con botellas de vidrio y un cóndor. Pero lo llamativo es la historia de esa estatua. Al parecer, se trata de una réplica de una Estatua de la Libertad donada por el Gobierno francés a principios de la década del 30. El monumento debía hacer la ruta Francia-San Juan de Puerto Rico, pero -por error- la enviaron a San Juan de la Argentina. Advertido del episodio, el Gobierno francés, ante el costo que representaba reenviarla, optó por donarla. Otra versión sostiene que fue negociada al Estado francés por una gestión del Gobierno de Cantoni. Lo concreto es que desde casi 80 años luce radiante en la Plaza de la Libertad de Pocito.
Después llegó el turno de las colectividades de Bolivia y Chile (la reina trasandina, muy jovencita, hizo suspirar a los adolescentes sanjuaninos). Luego aparecieron en escena los muñecos de Rufino Paloma y Orestes Defgens y las comparsas. El cierre estuvo a cargo del Carruaje de la Luna.
Hasta la madrugada
Cerca de la medianoche, la gente se trasladó al Predio Ferial para ver a Los Auténticos Decadentes, acostumbrados últimamente a animar los festivales más importantes del interior del país. Lleno total, todos bailando y cantando los temas clásicos de la banda hasta las cuatro de la mañana.
El sábado, el grupo de prensa recorrió algunos sitios de interés turístico de la ciudad: Cavas de Zona, una champagnera ubicada dentro de la montaña; el Dique de Ullúm; la Casa Natal de Sarmiento, y -lo mejor- las Bodegas del Estero, una bodega boutique que comercializa su vino bajo el nombre de Mil Vientos. La empresa cosecha los varietales Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah, Malbec, Tannat y hace poco Merlot, mientras que en blancas lo hace con Chardonnay y Viognier, además del Rosé de Syrah. Allí, Nally (propietaria del emprendimiento junto con su marido) recibió a los periodistas con picada de fiambres y empanadas caseras y una degustación de vinos que incluyó la mayoría de los varietales que trabaja la bodega.
Mientras el grupo regresaba al hotel, en el Autódromo El Zonda la gente llegaba en masa a pesar del fuerte temporal que -por suerte- duró apenas un par de horas, pero que por momentos amenazó con empañar los festejos. Sin embargo, ni los truenos, ni la lluvia, ni el viento (dijeron que no llegó a ser el viento zonda, pero fue muy intenso de todos modos) lograron opacar el entusiasmo de la gente, que llegó en busca del mejor lugar para presenciar, desde allí gratis, el espectáculo central de la Fiesta Nacional del Sol. Gratuito fue también el servicio de colectivos que trasladó a los concurrentes hasta el escenario central, una iniciativa de la Secretaría de Turismo, que destinó cerca de 100 unidades con ese fin durante todo el día.
Desembarcaron con lo necesario para pasar varias horas en los cerros. Entre las piedras hubo mesas de plástico, sillas, reposeras, carpas y hasta casas rodantes. El olor a asado se sintió desde el atardecer. Pero antes de eso, el mate con bizcochuelo inundó el lugar. La tarde fue larga, pero fueron muchas las estrategias para pasar el momento. Una postal que se reiteró fue la gente jugando a las cartas: truco, canasta, siete y medio. Tampoco faltaron las hinchadas de las candidatas departamentamentales. La más bulliciosa fue la de Chimbas, que llevó su propia batucada y hasta fuegos artificiales para alentar a Noelia Arancibia. Con el resultado puesto, demostraron ser buenos perdedores ovacionando a Maira y Belén, pese a ser ambas de otras localidades. Detrás de los chimberos, en cantidad y en capacidad de aliento, estaban las hinchadas de las chicas de San Martín, Rivadavia y Calingasta, aunque como todos los años había pancartas de todos los distritos.
Abajo, en la zona paga del auditorio, las sillas blancas permanecieron vacías hasta cerca de las 20. A las 22 en punto, y por pedido de la televisión que transmitió en directo para todo el país, comenzó la celebración, que tuvo traducción simultánea en lenguaje de señas, y accesos especiales para las personas con capacidades especiales.
Perfil internacional
El espectáculo «Dones y tesoros» fundamentó la intención de las autoridades del Gobierno provincial de posicionarlo en el calendario internacional de eventos culturales y turísticos. Fue una fiesta con mayúscula, propia de las grandes urbes acostumbradas a los festejos masivos. Impecable despliegue escenográfico, buen sonido, prolijos los 300 artistas. Un escenario de 2.500 m² de superficie, dos grúas de 150 toneladas que sostenían las parrillas de iluminación y 200 metros cuadrados de pantallas de led para las proyecciones de video de alta definición. Se fabricaron 800 pares de calzado, se realizaron 1.300 atuendos confeccionados por costureras sanjuaninas y se fabricaron 400 piezas de utilería. Fueron apenas algunos números de una fiesta que conmovió tanto a los sanjuaninos como al resto de los presentes, entre ellos periodistas que llegaron desde distintos puntos del país y desde el exterior.
Susana Giménez fue la madrina del evento (declaró que no volvía desde que era modelo, cuando Juan Manuel Bordeau corría en ese autódromo). Vivió el show junto al gobernador José Luis Gioja y el secretario de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Dante Elizondo, entre otros funcionarios, y además participó del jurado que consagró a la representante de San Martín, la gran ganadora de la noche con 24 votos contra siete de la candidata de Jáchal. Maira recibió el cetro de manos de su antecesora y reina saliente, Natalia Pelleritti.
Leandro Ferreyra Enviado especial

Dejá tu comentario