30 de marzo 2023 - 00:00

La industria aceitera busca acelerar la importación temporaria de granos

El dato surge tras el pedido de compradores de aceite de girasol, como la India, que participaron del Congreso Internacional del cultivo que se realiza en Buenos Aires.

container dolar_opt.gif

El cultivo de girasol es uno de los pocos que quedó en pie luego de la sequía que castigó la producción agrícola en el país. Junto con la soja, explican gran parte de la molienda de granos que luego se convierte en aceite y se exporta al mundo.

Desde ayer y durante el día de hoy, nuestro país es sede de la cuarta Conferencia Internacional de Semillas y Aceites de Girasol, a la que asisten representantes del Gobierno Nacional, países productores y compradores, especialistas y empresarios.

La apertura del congreso estuvo a cargo del secretario de Agricultura, Juan José Bahillo; el embajador de la India en el país, Dinesh Bathia; el presidente de la Cámara de la Industria Aceiteira (Ciara), Gustavo Idígoras; el titular de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir), Enrique Moro; y el presidente Asociación Internacional del Aceite de Girasol (ISOA), Sandeep Bajoria, quien reclamó que la Argentina haga los máximos esfuerzos para poder procesar granos y abastecer al mercado indio, que desde hace poco tiempo se convirtió en el principal comprador global de aceite de girasol.

Ese mismo pedido lo realizaron el lunes pasado autoridades y empresarios de la delegación india al ministro de Economía, Sergio Massa. Según pudo saber Ámbito, los importadores les explicaron a los funcionarios locales que el aceite de girasol que se produce en nuestro país es parte de la canasta básica alimentaria de la India, un país que acaba de superar a China en cantidad de habitantes (1.417 millones contra 1.412 de China, según World Popular Review 2022).

La mejora en los ingresos de las clases bajas en ese país generó una mayor demanda de productos alimenticios de calidad: de usar aceite de palma se pasó al de soja y luego al de girasol, que posee mejores cualidades. Sólo en girasol, India le compró a la Argentina el 30% de lo exportado en 2022, año en el cual el complejo girasolero facturó u$s1.891 millones.

El pedido

Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) le explicó a Ámbito que “el aceite en India es imprescindible para la seguridad alimentaria, que además tiene una demanda que cada año se incrementa tanto en soja como en girasol. Tengamos en cuenta que Argentina exportó el año pasado -hacia diversos destinos- cerca de 800.000 toneladas, por lo tanto, nuestro país podría duplicar la producción y aun así no se lograría satisfacer la demanda. Es por eso que los importadores que participaron del encuentro en nuestro país están dispuestos a firmar contratos de largo plazo para asegurarse el abastecimiento”.

La relevancia de India en el comercio bilateral es contundente: en el año 2022 se alcanzó un nuevo récord en el intercambio bilateral, con u$s6.394,6 millones, que en gran medida se sustentan en las ventas de aceite de soja y derivados que nuestro país exporta hacia ese destino.

Los distintos tipos de aceite que se producen aquí son muy requeridos, tanto como la necesidad de divisas en nuestra economía. Sin embargo, este año tendremos problemas para procesar granos y convertirlos en aceite a causa de la sequía.

Uno de los pedidos sobre los que está trabajando la industria aceitera -que en marzo llegó a padecer una capacidad ociosa cercana al 71%- implica que se puedan agilizar los mecanismos para la importación temporaria de granos (fundamentalmente soja) desde Paraguay y Brasil.

Según Idígoras, “Brasil tiene una super cosecha pero no tiene la capacidad para industrializarla y los países como la India necesitan aceite, no granos; la Argentina es el único país que puede hacerlo, por eso le pedimos al ministro que vea la forma para que ingrese la soja para industrializar y luego exportar con valor agregado. Tenemos que tratar de importar todo lo que se pueda comprar”.

Aquí es donde aparecen algunos interrogantes que son clave para la economía de los próximos meses: la industria espera poder importar entre 8 y 10 millones de toneladas de granos, como paliativo frente a los 25 millones de toneladas que no se cosecharán en esta campaña. Más allá del precio de la soja (que FOB Brasil es más bajo que en la Argentina) es un negocio de no menos de u$s6.000 millones. Por supuesto que no se requieren todos los millones juntos y a medida que se importa también se exporta, sin embargo, en un contexto en el que cada dólar cuenta y los plazos de venta son cruciales, la precisión financiera y la garantía de la fecha llegada de dólares van a jugar un rol clave en este año electoral, porque no sería lo mismo recibir dólares antes o después de agosto, fecha en que se realizarán las elecciones primarias.

Las oportunidades para la Argentina en materia exportadora existen, están a la vuelta de la esquina y lo que ocurre con la cadena agroindustrial del girasol es un claro ejemplo.

Dejá tu comentario