La música country también es punk

Edición Impresa

Hank Williams Jr., hijo de uno de los máximos próceres de la música country se esforzó, desde los comienzos de su carera, para diferenciarse del estilo clásico de su padre, y ya en los 70 impuso una imagen salvaje y rockera sin por eso dejar de ser el típico músico sureño ni dejar de homenajear a Hank Williams Sr. con versiones nuevas de hits como “Honky Tonk Blues”. Hace unos meses, Williams Jr. fue captado por los experimentos de arqueología sonora de su fan, Dan Auerbach (líder de The Black Keys), que viene haciendo esto con otros artistas legendarios del blues y el country como, por ejemplo, Dr. John. Así que entró en un estudio con una banda impresionante, con slide guitars y el enérgico baterista Kinney Kimbrough, otro hijo de músico legendario, el pionero del Delta Sound Junior Kimbrough. Auerbach le dio a Williams, la banda y el estudio, y lo dejó hacer lo que quiso. El resultado es este disco impresionante de country-rock furioso, con letras no aptas para menores, sin que eso impida recorrer a discreción toda la gama de subgéneros del country, el blues y el rock pantanoso, con covers de clásicos y excelentes temas nuevos, generalmente autobiográficos y llenos de humor ácido. Combinando tracks sin desperdicio como “Rock me baby”, “Call me Thunderhead”, “Jesus Won’t You Come By Here” o “44 Special Blues”, el álbum es perfecto para que el público descubra que el country también puede ponerse punk.

Diego Curubeto

=“Rich White Honky Blues”, Hank Williams Jr. – Concord/Easy Eye Sound 7241854.

Dejá tu comentario