La política en el fútbol

Edición Impresa

En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol", escribió Eduardo Galeano en su libro "Fútbol a sol y sombra". Lo cierto es que el mundo de la pelota y la política cada vez están más unidos. Hoy en día los clubes son manejados desde una estructura más cercana a la de un intendente en un municipio que a aquella entidad social que era dirigida, en algunos casos, por un conjunto de socios o vecinos de la zona. Como dato, también, vale la pena mencionar que son muchos los que utilizaron al fútbol como plataforma de acceso a la política. El caso del presidente Mauricio Macri es el más reconocido, tras su paso por Boca. El de Marcelo Tinelli, si se concreta su arribo, sería otro de los casos más comentados. Pero no sólo de grandes cargos se vive. Nicolás Russo, presidente de Lanús, es a la vez, concejal por el Frente Renovador en el municipio del sur. A la inversa, también se aplica. Son muchos los dirigentes sociales o políticos que luego de una militancia de base llevan sus contactos a los clubes con el fin de establecer desde allí una nueva base para reorientar su destino político. En algunas mesas todavía no se habla de fútbol, ni de política. Quién sabe. Quizá la religión se una a este negocio que va y viene tanto por derecha como por izquierda.

Dejá tu comentario