Lanzan el primer fideicomiso agrícola y ganadero del país

Edición Impresa

Pese a que desde el sector agropecuario aseguran que en la actualidad lo único rentable es el cultivo de soja un grupo de empresarios lanzó al mercado una nueva forma de invertir en ganadería para lograr maximizar la renta con una tasa atractiva en dólares y una sólida garantía.

Proyecto Alfa, tal como se llama el nuevo emprendimiento, es una sociedad anónima que cuenta con 10.000 hectáreas propias y en administración, ubicadas en Santiago del Estero, entre las localidades de Colonia Dora y Herrera (Ruta 34, kilómetro 580) en donde cualquier inversor podrá comenzar a participar del proyecto con un monto mínimo de u$s 20.000.

«Con este proyecto, que es un fondo de inversión directa a 10 años, buscamos inversores locales e internacionales que quieran volcarse a la ganadería. La empresa cuenta con el campo y el forraje para alimentar la hacienda y los inversionistas pueden ingresar al negocio con un piso de u$s 20.000. El negocio tiene una renta anual del 8% al 18% progresiva en dólares y la garantía es el propio campo y los animales, lo que la convierte en algo muy sólido para el inversionista», explicó a este diario Alejandro Topola, director comercial del Proyecto Alfa.

Esta iniciativa permitirá, el desarrollo de nuevas áreas ganaderas en zonas de monte. Las 10.000 hectáreas totales del campo se dividirán en 5 módulos de 2.000 hectáreas en donde unas 1.000 hectáreas se siembran con pasturas, otras 500 hectáreas con alfalfa y en ellas se incorporan 1.000 vientres de calidad. «El primer módulo de 2.000 hectáreas lo lanzaremos el 1 de agosto. Ahora estamos analizando qué raza vamos a criar», aseguran desde la empresa.

Todas las tierras cuentan con canales de riego y obras para almacenaje de agua y la empresa ha realizado estudios geológicos para determinar reservas subterráneas de agua. Además, están ubicadas en un lugar estratégico a sólo 2 kilómetros del río Salado y a 580 kilómetros del puerto de Rosario.

A su vez, en la zona las precipitaciones rondan los 700 milímetros anuales y según un cálculo de la empresa se necesitan unos 500 milímetros para abastecer las pasturas que nos darán el forraje utilizado para alimentar a los animales. «Con lo cual el alimento está totalmente garantizado», explicó Topola.

Este innovador proyecto comenzó en 2004 y hace dos años la empresa logró firmar un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para el desarrollo de pasturas en el monte, esto generará «un aprovechamiento intensivo de este tipo de suelo ya que permitirá dar alimento y sombra a los animales evitando la depredación forestal», culminó Topola.

Un proyecto de este alcance permitirá además generar puestos de trabajo especializados y por consiguiente un desarrollo social sostenido en el tiempo. Para mayor información www.proyectoalfa.net

Dejá tu comentario