4 de julio 2014 - 00:00

Linda por su historia y su riqueza natural

Linda por su historia y su riqueza natural
Caminar por las calles de la histórica ciudad de Salta es, sin lugar a dudas, una experiencia singular que renueva los sentidos con aire fresco perfumado de azahares, mezclado con aromas de empanadas y sabroso vino Torrontés cafayateño.

Desde la plaza 9 de Julio, la principal de la ciudad, se luce el Cabildo Histórico. Con sólo contemplar sus arcos y su torre es posible transportarse al siglo XVII, ya que en sus paredes aún retumban los gritos libertarios de los patriotas norteños. Sobre su adoquinado resuenan los cascos de los caballos entrando triunfantes a la ciudad luego de librar la Batalla de Salta, haciendo tronar sus guardamontes con los golpes de sus chicotes y las tacuaras mirando orgullosas al cielo.

La plaza principal también mira hacia la Catedral, imponente templo de tres naves que guarda en su intimidad los santuarios del Señor y la Virgen del Milagro, que cada septiembre son sacados en procesión acompañados por más de medio millón de fieles.

El centro neurálgico de la ciudad de Salta, la recova de calle Mitre, alberga uno de los tesoros más grande de la humanidad: los Niños del Llullaillaco, tres niños incas que durante siglos durmieron en la cumbre del volcán sagrado y hoy son celosamente custodiados en el Museo de Arqueología de Alta Montaña.

A su vez, a pocas cuadras de la plaza hay una serie de iglesias dignas de conocer. La Viña y San Francisco quizá puedan ser las más imponentes por su belleza arquitectónica, pero hay dos, tan antiguas como la ciudad misma, que son fieles reflejos de una época colonial: San José y el Convento San Bernardo.

El Mercado Artesanal es una casona del siglo XVIII, con un gran parque de árboles centenarios, que da el ámbito ideal para que los artesanos de la provincia expongan sus creaciones. Allí se pueden encontrar los productos más típicos de la provincia, que llegaron de la puna, de los valles o desde la misma selva tropical.

La ciudad de Salta está enclavada en un enorme valle rodeado de cerros que en la primavera se pintan con los rosados, los amarillos y los blancos de los lapachos que anuncian la llegada de un tiempo verde.

Además, la modernidad se abre paso junto con la naturaleza en Salta, brindando un nivel de servicios de alta calidad en la región Noroeste de la Argentina, ya que la capital cuenta con 11.500 plazas hoteleras, desde hoteles 5 estrellas y boutiques hasta hosterías y cabañas en toda la provincia.

Dejá tu comentario