Los caminos del vino en tierras patagónicas

Edición Impresa

La región más austral de la Argentina no está exenta del cultivo de la vid. Por el contrario, se perfila como una de las zonas más promisorias para la elaboración de vinos de alta gama, en especial de la variedad Pinot Noir. Los oasis productivos se concentran en torno al paralelo 39° Sur (Neuquén y Río Negro), encontrándose en Chubut las viñas más australes del mundo, en tanto que se destaca la localidad de San Patricio del Chañar en Neuquén. Las bodegas de la zona ofrecen hotelería, gastronomía, degustaciones y diferentes actividades.

En la provincia de Río Negro se puede realizar un circuito por las bodegas de la región. En el denominado Alto Valle de Río Negro, donde nace el río más caudaloso de la Patagonia, se combina una tradición productiva centenaria con condiciones naturales excepcionales para la elaboración de los vinos de alta gama.

En esta región hay un clima continental seco con escasas lluvias, buen sol y vientos que acompañan al proceso de maduración de las uvas. Desde Cipolletti a General Roca, la provincia propone un inolvidable paseo sumergiéndose en la historia de las primeras bodegas más australes del país, recorriendo los viñedos, los sectores de barricas y finalmente degustando sus vinos en un ambiente lleno de historia y tradición, completando así las distintas etapas de la elaboración del vino.

San Patricio del Chañar

A 55 km de la ciudad de Neuquén y en el valle del río Neuquén, San Patricio del Chañar logró ser conocida como epicentro de un área vitivinícola cuyos productos recibieron galardones internacionales por su calidad. Hoy en día, un porcentaje importante de esos vinos elaborados se destina a la exportación.

Si arriba a Neuquén por la Ruta 151, vale la pena desviarse en Barda del Medio hacia la Ruta 7 y hacer una escala para conocer de cerca estos emprendimientos que conjugan avances tecnológicos con los ancestrales secretos de la elaboración de un buen vino. Otra alternativa es una salida de medio día desde la capital neuquina. La mayoría de las bodegas ofrece visitas guiadas y degustación en sus instalaciones, y algunas poseen restoranes que proponen platos de alto nivel gastronómico. Los viñedos se encuentran en las terrazas del río Neuquén y las bodegas se han construido especialmente (en algunos casos subterráneas) para alcanzar las condiciones de humedad y temperatura adecuadas. Las más importantes son Fin del Mundo, Flia. Grittini, NQN, Flia. Schroeder, Valle Perdido y Del Añelo. Las variedades son Chardonnay, Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Cabernet Franc y Sauvignon Blanc.

Dejá tu comentario