Lujo en todo terreno

Edición Impresa

Toyota Argentina presenta el Land Cruiser Prado, con un nuevo motor, transmisión, suspensiones y dispositivos electró-nicos que mejoran el comportamiento dinámico y el confort.

Con más de 50 años de historia, el Land Cruiser Prado continúa renovándose. La nueva versión de este ícono -la cuarta generación- ofrece importantes mejoras en confort y seguridad.

El interior incorpora tecnología de vanguardia para maximizar el confort a bordo. Tiene una cámara frontal que permite observar posibles obstáculos en el suelo. Es de mucha utilidad al realizar incursiones off-road. Incluye una cámara lateral integrada en el espejo retrovisor que permite visualizar obstáculos en el lateral derecho. Por otra parte, la cámara ubicada en el portón trasero se activará automáticamente al conectar la marcha atrás permitiendo visualizar posibles obstáculos en el momento de estacionar o maniobrar en retroceso.

Además, equipo de audio con entradas miniplug y USB en la consola central para escuchar música a través de 9 parlantes, y conectividad Bluetooth.

Performance

Cuenta con uno de los motores más elogiados de Toyota a nivel mundial, con 6 cilindros en V, 24 válvulas y 3.956 cm3, entrega su potencia en forma progresiva con bajo consumo de combustible. Además, cumple con la norma antipolución Euro 4. La nueva transmisión automática secuencial de 5 velocidades tiene una opción «S» que permite al conductor el paso de marchas en forma manual secuencial sin necesidad de embrague. Adicionalmente, el sistema Al-Shift Control adapta los cambios según las condiciones de manejo, evitando cambios innecesarios en subidas o bajadas.

También, la caja manual de 6 marchas permite obtener el máximo rendimiento del motor sin descuidar el consumo.

Sofisticación en 4x4

El sistema de tracción full-time 4x4 presenta un diferencial central Torsen que permite la tracción integral en las cuatro ruedas en cualquier superficie. Posee un sistema de control activo de tracción (A-TRAC) que mantiene el vehículo en movimiento en las condiciones más adversas, tanto en ruta como fuera de ella.

Dicho sistema censa la velocidad de giro de las cuatro ruedas y evalúa si existe pérdida de tracción en alguna de ellas. En este caso, disminuye la potencia del motor y aplica presión de frenado sobre la rueda que patina, mientras que las otras tres que no lo hacen reciben toda la potencia disponible. Combinado con el control de estabilidad VSC, resulta igualmente importante para el mantenimiento del control en situaciones de rutas resbaladizas.

Además, el control de estabilidad incorpora una compensación activa de la asistencia de la dirección.

En la versión con caja automática están disponibles el control electrónico de ascenso (HAC), que permite el arranque seguro en pendientes muy inclinadas y deslizantes, y el control de descenso de pendientes (DAC), que actúa cuando se desciende por una pendiente muy inclinada.

Si se detecta que alguna de las ruedas gira a mayor velocidad que el resto, la misma es frenada con el objetivo de mantener una velocidad constante del vehículo de entre 5 y 7 km/h y evitar el movimiento lateral del mismo. También funciona cuando se circula marcha atrás, manteniendo una velocidad constante de entre 3 y 5 km/h.

El sistema de suspensión activa KDSS (Kinetic Dynamic Suspension System) permite que la suspensión tenga excelente articulación durante la conducción off-road, anulando el efecto de la barra estabilizadora y manteniendo las ruedas en contacto con el suelo en condiciones difíciles.

Cuenta con siete airbags: tres frontales (para conductor, pasajero y rodillas del conductor), dos laterales (para pasajeros delanteros) y dos de cabeza (para las tres filas de asientos).

Al igual que el resto de los vehículos comercializados por la marca, posee una garantía de 3 años o 100.000 km (lo que ocurra primero) transferible.

Dejá tu comentario