Macri pierde un alfil en Sala III de Casación

Edición Impresa

En una de sus primeras definiciones como presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, el juez Alejandro Slokar dispuso que las subrogancias en las distintas salas no pueden ser por tiempo indefinido, y les fijó un plazo máximo de 6 meses. La decisión tiene como consecuencia directa que a marzo de 2022, el juez Gustavo Hornos deba dejar de subrogar en la Sala III de ese tribunal, lugar en el que había quedado luego de que Liliana Catucci se acogiera a la jubilación. Es una de las salas clave porque allí se tramitaban los recursos en la causa por hostigamiento y asfixia financiera contra el Grupo Indalo. Candidato presunto a la Procuración, Hornos se descubrió que era asiduo visitante de Mauricio Macri tanto en la Casa Rosada como en Olivos. Cuando estalló el escándalo quiso apartarse pero sus colegas lo terminaron ratificando para actuar en esa misma causa de manera insólita.

Dejá tu comentario