Mendoza prepara su gran Fiesta de la Vendimia

Edición Impresa

Cerca de 800 artistas en escena. Casi toda la música de la celebración es en vivo. Miles de personas se congregan en las calles. Llegan consagrados artistas del ámbito nacional. Son apenas algunos datos de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2009, que se perfila como la de mayor envergadura a nivel nacional.
Pasión de multitudes
Cada mes de marzo, Mendoza convoca a una multitud para su ya tradicional Fiesta Nacional de la Vendimia. El espectáculo artístico es representado en el Teatro Griego Frank Romero Day, escenario que este año contará con casi 800 artistas en escena. El Acto Central será el sábado 7 de marzo, mientras que las repeticiones se desarrollarán en el mismo escenario el domingo 8 y el lunes 9 de marzo.
Por tradición y fama, la Fiesta Nacional de la Vendimia es una de las que mayor notoriedad tienen en la Argentina. Su profundo arraigo popular la ha convertido en un acontecimiento que trasciende lo artístico hacia los campos culturales, turísticos y económicos. Desde todo el mundo llegan visitantes a observar los festejos previos y el espectáculo central, cuyas características y estética propias no se comparan con ninguna otra celebración.
Año tras año, durante los primeros días de marzo, casi sin interrupciones desde 1936, Mendoza renueva su Fiesta Nacional de la Vendimia con la realización del Acto Central y la coronación de la nueva reina en el Teatro Griego Frank Romero Day, enclavado en el parque General San Martín, otro símbolo local. Esta celebración netamente mendocina es un homenaje a su industria madre: la vitivinicultura.
En realidad, los festejos comienzan en cada uno de los 18 departamentos que integran Mendoza, donde se realizan fiestas populares en las que resultan elegidas, entre varias postulantes distritales y barriales, las soberanas departamentales que participarán como candidatas a ser soberana nacional. Este rito es alusivo a los tiempos en que en la viña, al terminarse el trabajo, se coronaba a la cosechadora más bella.
Vía Blanca de las Reinas
Otro pilar de la fiesta es la Vía Blanca de las Reinas (este año es el viernes 6 de marzo). Infaltable desde hace muchas décadas, es el desfile de los carros departamentales coronados con su máxima belleza local. Lo que comenzó en los años 40 con las flores, frutos y alegría como ornamento más importante, hoy se completa con vistosos juegos de luces y sonidos que convierten cada carroza en un escenario en movimiento, para el deleite de lugareños y visitantes.
El día siguiente (7 de marzo), a media mañana, como regresando del recorrido de la noche anterior, parte el Carrusel desde los Portones del Parque general San Martín. Como un sello de la Fiesta, en este entrañable paseo, las reinas, sus cortes y una multitud de criollos con sus mejores galas cabalgan por la ciudad rindiéndoles homenaje al trabajo y a la belleza.
Ambos desfiles -la Vía Blanca, el viernes a la noche, y el Carrusel, sábado a la mañana- pueblan las calles de la ciudad capital de Mendoza, que se transforman en un gran escenario al aire libre donde miles de familias aprecian un espectáculo en movimiento.
Posteriormente, el mismo sábado 7, a partir de las 22, será el punto culminante con el Acto Central, que en esta ocasión se basará en el espectáculo denominado «Cosecha de Esperanza», con guión de Juan López y dirección de Walter Neira.
Los festejos seguirán su curso durante la madrugada con la Serenata de las Reinas. En ésta, la flamante soberana -recién ungida- se asomará al balcón del centenario y emblemático edificio de la Secretaría de Turismo para ser agasajada por artistas locales, quienes le brindarán tributo dedicándoles tradicionales canciones del folclore local.
La historia
El origen de la vid en América está muy ligado a la labor espiritual, ya que los evangelizadores necesitaban del vino para celebrar la misa. Como la importación de vino era dificultosa, junto a cada capilla que levantaban, los conquistadores preparaban un parral y un huerto que serviría para abastecer sus necesidades alimenticias. Los nobles parrales ayudaban también a combatir los calores en las capillas solitarias. Las uvas no sólo servían para preparar el vino, sino que eran consumidas frescas y constituían un nutritivo alimento.
Nuestros bisabuelos decidieron trazar un primer intento de Fiesta Vendimial el 11 de abril de 1913, cuando un congreso de la industria y el comercio finalizó con un desfile de vendimiadores y carrozas alegóricas.
Recién en 1936, durante la gestión del gobernador Guillermo Cano, se instituyó la Fiesta Nacional de la Vendimia. El 18 de abril de ese mismo año, en el estadio de fútbol de Gimnasia y Esgrima, ante 25.000 personas se consagró la primera Reina Nacional de la Vendimia, Delia Larrive Escudero, representante de Godoy Cruz.
Se decidió también en ese entonces llamar a un concurso para elegir la marcha de la Vendimia y Ernesto Fluixá recibió el primer premio. Pero en el 44 se adoptó una marcha oficial y se eligió Canto a Mendoza, cuya primera grabación fue realizada por Hugo del Carril.
Al año siguiente se incorporaron los carros alegóricos y se fue conformando así lo que hoy conocemos como el Carrusel vendimial. Por primera vez se cobra entrada para asistir al espectáculo y se lanzan al cielo centenares de fuegos artificiales. El espectáculo central y el carrusel se complementaron con un desfile de góndolas en el Lago del Parque, tradición que luego se dejó de lado.
El año 1939 llegan las grandes innovaciones: se hace por primera vez la Bendición de los Frutos, utilizando el escenario del Parque General San Martín. Se representó con una gran catedral y un escenario por primera vez decorado. La elección y coronación de la reina se traslada al final del espectáculo como broche de oro de la gran noche.
Con el nombre de «Corso de los carros alegóricos», nació lo que hoy conocemos como Vía Blanca de las Reinas. También se completaron los símbolos litúrgicos; la imagen de la Virgen de la Carrodilla preside desde entonces la Bendición de los Frutos.
En 1940, se instaló un escenario flotante en el interior del Lago del Parque General San Martín, tras la presentación de 250 artistas y el clásico desfile de góndolas. En 1943, se decidió el retorno del escenario a la rotonda para ofrecer la primera trama argumental de la historia vendimial. Recién en el año 63, la fiesta adquirió su escenario definitivo: el Teatro Griego Frank Romero Day y su entorno de cerros hacia donde se expande el espectáculo de luz y sonido.
Contactos
Secretaría de Turismo
www.vendimia.mendoza.gov.ar
(0261)-4132100/4132101
turismo@mendoza.gov.ar
Secretaría de Cultura
www.cultura.mendoza.gov.ar
(0261) 4495800

Dejá tu comentario