"Mi preferida es París; no tiene competencia"

Edición Impresa

El talentoso cantautor argentino lleva grabados 44 discos en varios idiomas y estilos. A los largo de sus 40 años de carrera, cantó y compuso folclore, tango y rock, brillando en la Argentina y en el mundo.

Mario González, conocido como Jairo, nació en Cruz del Eje, Córdoba, en 1949. Cuenta, que en su casa no había antecedentes que pudieran presagiar que él sería un niño con aptitudes artísticas. Sin embargo, les debe a sus padres el apoyo incondicional y el no ser invasivos. Aclara: «Esto me permitió madurar y poder fluir como artista».

Comenzó a los 15 años a nivel semiprofesional, participando en programas locales, luego llegaría el éxito en Buenos Aires, programas televisivos y radiales. En 1970, Luis Aguilé, admirado por su manera de cantar, le propuso grabar en España. Con 20 años, graba su primer disco, «Emociones», por el cual gana el primer premio de la crítica y el segundo premio en el Festival de la Costa del Sol, en Málaga. En 1977 debutó en el Olympia de París, junto con Susana Rinaldi, con un espectáculo que duró 12 días, con una excelente repercusión.

Vivió en París 16 años, desarrollando una carrera casi como artista local. El Gobierno francés lo nombró Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. En 1994 regresó a la Argentina, con su esposa y sus hijos.

Compartió escenario e historia de vida con grandes de la música, la literatura y las artes. Desde Charles Aznavour, con quien hizo una gira, hasta Astor Piazzolla, para quien compuso y con quien grabó; Atahualpa Yupanqui; Mercedes Sosa; Jorge Luis Borges; Julio Cortázar; María Elena Walsh, entre otros y muchas figuras del rock y el folclore argentinos.

El 18 de octubre se presenta en el teatro Gran Rex, con la Sinfónica de Avellaneda, junto con artistas invitados.

Periodista: ¿Cómo fue vivir en París?

Jairo: Vivía como lo que soy, una mezcla rara. Un argentino que mezclaba costumbres y hábitos. Venía de vivir en España y me había casado con una madrileña.

P.: ¿Hablabas francés?

J.:
No, hice un aprendizaje de alto voltaje, en muy poco tiempo. No saber el idioma te aleja, y para mi carrera era fundamental. Por suerte, logré buen vínculo con el mundo del show business francés, donde el mercado es muy grande.

P.: España fue la puerta al mundo. ¿Ventajas?

J.: Ventajas laborales muchas; tuve la suerte de cantar en todo el país. Conozco España de este a oeste y de norte a sur. Muchas rutas y muchos vuelos.

P.: Dieciséis años en Francia... ¿Conociste Europa más por trabajo o por turismo?

J.: Estando en París es más fácil moverte a otros países. Pero fue gracias al trabajo que pude llevar mis canciones por el mundo.

P.: ¿Y por placer?

J.:
Si había un lugar que nos interesaba, tratábamos de hacernos un tiempo. A mi mujer le encantaba ir a Bélgica. Otro lugar adonde fui a filmar una película, pero como me gustó aproveché para conocer fue Dinamarca.

P.: ¿Te gusta ir a los museos?

J.:
Me encanta. Me gusta mucho la pintura, el arte. En Europa es una ventaja; todo esta ahí, al lado. Un amigo cordobés, catedrático de la universidad, decía: «Acá mandás a los alum-nos a la biblioteca, allá los mandás a los lugares» (risas). Son países con muchos años de historia y cultura.

P.: ¿Lugares lejanos? ¿En qué idiomas cantás en el exterior?

J.: Canté en los países árabes, en Japón, en África. Idiomas varios, pero principalmente francés y español.

P.: ¿País donde te gustaría cantar?

J.: China.

P.: ¿Países preferidos?

J.:
España y Francia, porque los conozco bien. Es difícil, hay muchos países lindos.

P.: ¿Frío o calor? ¿Playa o ciudad?

J.: Prefiero el invierno al verano. Soy de lugares abiertos, mar y monta-ña, lo que sea lindo a la vista.

P.: La Argentina, ¿la conocés como España, ¿de norte a sur y de este a oeste?

J.: La conozco toda.

P.: En tu tiempo libre durante una gira, en otro país, ¿qué te gusta hacer?

J.: Depende del tiempo de que disponga, trato de salir y mirar. Me pasó en Turquía, una ciudad que me encantó y tuve poco tiempo. Con el trabajo pasa eso, muchas veces te quedás con ganas de conocer más.

P.: ¿Ciudad preferida?

J.:
París no tiene competencia. Y también me gusta Londres.



Entrevista de Sara Louzán

Dejá tu comentario