Nace la pila de hidrógeno

Edición Impresa

La marca japonesa exhibió la versión definitiva del FCV, impulsado con hidrógeno. Esa tecnología tiene potencialidad para desarrollos futuros.

En un acto para la prensa celebrado en Tokio, Toyota develó el diseño exterior del FCV, su sedán impulsado a pila de hidrógeno, presentado por primera vez como prototipo en el Salón del Automóvil de Tokio de 2013. Inicialmente, las ventas se limitarán a aquellas regiones japonesas donde se está desarrollando una infraestructura de recarga de hidrógeno. El precio del Toyota FCV para Japón será de unos 7 millones de yenes -unos 50.000 euros al cambio actual- y para Europa y Estados Unidos se definirá en una etapa posterior.

El hidrógeno es un combustible alternativo. Se puede producir a partir de una amplia variedad de fuentes de energía primaria -incluidas la energía solar y la eólica- y es fácil de almacenar y transportar. Al comprimirse, ofrece una mayor densidad energética que las baterías. Además de su potencial como combustible para usos domésticos y de automoción, el hidrógeno se podría utilizar en un amplio abanico de aplicaciones, incluida la generación energética a gran escala.

El Toyota FCV posee prestaciones y autonomía similares a las de un vehículo con motor a nafta, y al funcionar sólo emite el vapor de agua producido por la reacción entre el hidrógeno y el oxígeno. Los vehículos de pila de hidrógeno no emiten CO2 ni sustancias perniciosas para el medio ambiente. Es un vehículo con potencial, que constituye una alternativa respetuosa ecológica.

Dejá tu comentario