"Nos atrevemos a decir que el sistema económico tiene que cambiar"

Edición Impresa

Pedro Tarak es uno de los referentes dentro del circuito de emprendedores en sustentabilidad. Abogado de profesión, desde hace 30 años trabaja en temas ambientales, sociales y económicos. En 2012, junto con tres amigos de Chile, Colombia y Brasil trajeron a la región la Empresa B a través de un sistema que alienta su formación, potencia la cooperación entre ellas y busca inversores de alto impacto.

Periodista.: ¿Cómo comenzó tu vínculo con las Empresas B?

Pedro Tarak:
En 2009 comencé a tomar conciencia de que llegamos a los límites ecosistémicos planetarios y pensé que con todo el esfuerzo que se hizo desde el Estado, las ONG, y la RSE no alcanza. Entonces con un grupo de amigos comenzamos a identificar empresas que habían incorporado en su núcleo de negocios la regeneración de ecosistemas.

P.: ¿Cómo las identificabas?

P.T.:
Siempre nos preguntábamos, ¿no será que a otros les pasa lo mismo, qué están insatisfechos con el sistema económico de mercado? Nos atrevemos a decir que el sistema económico tiene que cambiar. Empezamos a buscar una certificación para este tipo de empresas y en el camino, en 2011 nos encontramos con esta forma organizacional que son las Empresas B.

P.: ¿Cómo definís la Empresa B?

P.T.:
Son empresas que nacen con el propósito de crear valor público; algunas tendrán que ver con la equidad, otras con la salud o la inclusión social. Ese propósito es una solución social o ambiental a algo que está pasando sea a nivel global, comunidad o barrio, pero sobre todo el propósito tiene que ver con la vocación de los emprendedores sin soslayar nunca la rentabilidad.

P.: ¿Cuál es la diferencia con las ONG?

P.T.:
Lo que se pensó como propósito o misión de la ONG se lo convierte en propósito de la empresa, pero con una gran diferencia instrumental que se la incorpora en el objeto social del estatuto.

P.: ¿Existe relación con la RSE?

P.T.:
Una cosa es ser una empresa responsable y otra cosa es ser una empresa integrada donde vos respondés a tus tres dimensiones. Se mete toda esa responsabilidad en el negocio mismo y por eso la lógica del departamento de RSE se acaba.

P.: ¿Pero podría pensarlos como complementarios?

P.T.:
Absolutamente. Son todos caminos en la misma dirección sobre cómo ampliamos conciencia, nos organizamos y redefinimos el éxito de los negocios. Son evoluciones en paralelo. Por eso decimos que la Empresa B es una combinación de un nuevo tipo legal con una nueva identidad de mercado construyendo comunidad.

P.: ¿El objetivo final es que todas las empresas sean B?

P.T.:
No estamos parados en ese lugar. Soñamos que en las generaciones futuras sea de sentido común hacer una empresa que cree un bien público y que además tenga como indicador y herramienta el lucro.

Nunca vamos a decir que ser Empresa B sea la única opción organizacional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario