Nuevas emociones

Edición Impresa

Con el Génesis Coupé, Hyundai ofrece un automóvil capaz de generar sensaciones de manejo propias de vehículos más caros y potentes. Con tracción trasera, un motor con turbo y 210 cv asegura un gran placer de manejo.

Para realizar un automóvil deportivo se tiene que ofrecer un producto que sea capaz de generar nuevas emociones de manejo, que nos permitan vivir algo diferente. En su concepción todo tiene que estar preparado para sorprender y seducir. Es uno de los segmentos que más requerimientos tiene porque allí están los apasionados del auto.

Son usuarios capaces de elegir entre un modelo u otro porque dobla más rápido en las curvas, por tener una caja de velocidades con una marcha más y también, como en otros segmentos, porque es nuevo y bonito.

Además, estos automóviles tienen una serie de requisitos fuera de lo común en cuanto al control del vehículo, su nivel de elasticidad, la potencia del motor, la seguridad y la durabilidad de sus componentes.

Sin dudas, la nueva Génesis Coupé es la mejor coupé que ha sacado la marca. Hemos manejado varias de las generaciones anteriores a ésta y ninguna ofrecía semejante placer de conducir. Un aplauso para la marca coreana porque ofrece a un precio razonable un tipo de automóvil que las otras marcas parecen haber dejado de lado -teniendo en cuenta su concepción y precio-; especialmente se extrañan las deportivas japonesas. En la Argentina comenzó la comercialización con la versión de entrada a la gama con el motor de dos litros con turbo y 210 CV. A mediados de marzo llegará el seis cilindros con una potencia de 306 CV.

Probamos la versión recién llegada con el motor naftero capaz de entregar una potencia de 210 CV gracias al turbo y con un par motor que se disfruta desde una velocidad baja ya que entrega 30,5 kgm a sólo 2.000 rpm.

Estos números en el uso diario son los responsables del placer de conducción que se logra en la nueva coupé. El motor con su gran elasticidad es el principal responsable de esta virtud, con el único y lógico inconveniente de gastar algo más de lo adecuado en ciudad. Necesita 13,6 litros cada 100 kilómetros.

El sonido del escape, el reglaje de las suspensiones, la dirección, los frenos, y los neumáticos son partes importantes de ese placer de manejo. Aunque, conviene saber que semejante eficacia deportiva se paga en la ciudad. Los neumáticos de 18 pulgadas y perfil 45 no contribuyen para lograr un andar confortable y además, por tener distintas medidas en los ejes delanteros y traseros la marca coloca una rueda de auxilio temporal.

Sus buenas prestaciones quedan registradas en una velocidad final de 226,4 kilómetros por hora y una aceleración de 0 a 100 en 8,1 segundos. Pero, lo que más se disfruta es la elasticidad que brinda. Por ejemplo, necesita sólo 5,8 segundos para pasar de 80 a 120 kilómetros por hora con la cuarta marcha. Con la quinta velocidad todavía responde con muy buena contundencia como lo demuestran los 7,1 segundos que solicita para realizar la misma prueba de elasticidad de 80 a 120 kilómetros por hora. Reacciones que nos sirven mucho para realizar adelantamientos en la ruta con total seguridad.

En su interior, se disfruta la posición de manejo con un asiento que brinda una buena sujeción al cuerpo. La presentación en cuanto a materiales es buena, pero en su diseño se le podría dar más personalidad. Es eficiente pero demasiado parecido al resto de la gama. En un deportivo el usuario espera un tratamiento diferente con un diseño más personalizado de su volante, tablero de instrumentos y consola central. En cambio, su diseño exterior no tiene reproches.

El equipamiento de seguridad se distingue por la incorporación de seis airbags (frontales, laterales y de cabeza), los controles de tracción y de estabilidad. Quedan pendientes el control de presión de los neumáticos y los faros de xenón. En confort el principal faltante es el techo corredizo.

En suma, en la Argentina por 37.000 dólares se puede tener el Hyundai Génesis Coupé capaz de generar nuevas emociones.



A FAVOR:

- Diseño

- Garantía de tres años o 100.000 kilómetros

-Elasticidad

-Motor

-Placer de conducción

-Posición de manejo

-Relación precio-producto



EN CONTRA:

-Ausencia de faros de xenón

-Confort de marcha y consumo en ciudad

-Espacio posterior

-Rueda de auxilio temporal

-Sin techo corredizo

Dejá tu comentario