Otro salón, otra realidad

Edición Impresa

Pese a que el Salón del Automóvil de Buenos Aires debería realizarse cada dos años, de forma alternada con el autoshow de San Pablo, la última edición llevada a cabo en el país data de 2007. En 2009, la organización decidió suspender el evento por la crisis financiera internacional que había golpeado fuerte a las casas matrices de los fabricantes.

Un lapso de cuatro años, a priori, no parece determinante para una industria instalada hace ya largas décadas en el país. Sin embargo, el sector automotor atraviesa un momento muy distinto del que vivía en aquella oportunidad.

Las 444.000 personas que asistieron a la exposición en 2007 (récord de público hasta ahora) para observar 91 stands con la presencia de 33 marcas observaron un sector en crecimiento, pero sin los récords de venta y producción que se alcanzaron el año pasado y que prometen superarse en 2011.

La producción anual en las terminales argentinas en el contexto del anterior salón fue de 544.647 vehículos. Nada hacía prever que, luego de una crisis que puso en jaque al sistema económico en sus regiones centrales, el sector llegaría a batir todas las marcas en 2010, con 716.540 unidades, un 31,5% más que en 2007.

Las expectativas para 2011 indican que se alcanzarán nuevos techos históricos, con más de 800.000 autos made in Argentina. Los resultados del primer cuatrimestre -231.918 unidades producidas- confirman una tendencia que sólo podría interrumpirse por la actual crisis de intercambio comercial con Brasil, destino principal de los autos terminados en las plantas locales, muchos de ellos castigados hoy con nuevas imposiciones burocráticas para cruzar la frontera.

En esta dirección, las exportaciones también aumentaron en el lapso de separación entre ambas muestras. De los 316.410 vehículos de 2007 se llegó a 447.953 en 2010. Es decir, la variación fue del 41,5%. Y en los primeros cuatro meses de este año las ventas al exterior treparon a 142.773 unidades.

A su vez, las ventas locales también experimentaron importantes alzas. En números concretos, en 2007 las ventas mayoristas a los concesionarios terminaron en 564.926 unidades y los patentamientos fueron 567.850. En 2010, las cifras finales de 698.299 ventas mayoristas y 662.591 minoristas marcaron crecimientos del 23,6% y el 16,7%, respectivamente.

Para 2011 la comercialización de vehículos se encamina a traspasar las 800.000 unidades.

Dejá tu comentario