28 de junio 2013 - 00:00

Paisajes y sabores al pie de la Cordillera

Las Leñas  será uno de los grandes protagonistas de la temporada invernal.
Las Leñas será uno de los grandes protagonistas de la temporada invernal.
Llega el frío y Mendoza propone un paisaje perfecto, un invierno perfecto, porque tiene todo lo que se necesita para disfrutar a pleno de las vacaciones de invierno.

La Cordillera de los Andes brinda a la provincia un marco imponente de paisajes durante las cuatro estaciones del año.

Postales y montaña

Particularmente en los meses invernales, mendocinos y turistas tienen el privilegio de observar maravillosos picos nevados desde cualquier sitio. Junto a la contemplación de la montaña, Mendoza ofrece una de las ofertas más completas y atractivas en cuanto a deportes invernales con centros de esquí, como Las Leñas y Penitentes y el parque temático de nieve Los Puquios.

La nieve en Mendoza puede ser disfrutada tanto por esquiadores profesionales y amantes del deporte extremo como aquellos que quieren compartir en familia los juegos de invierno con planes especiales para niños y adolescentes contando permanentemente con un cálido sol que hace la jornada mucho más grata.

La aventura en invierno no descansa en Mendoza que abre toda su montaña con actividades como el trekking, cabalgatas, canopy, escalada y demás propuestas. Vallecitos, Potrerillos y San Rafael concentran la oferta más amplia con alojamientos en todas sus categorías y sitios donde el relax se suma al plan montañés.

Gastronomía, vinos y olivos

Los tonos fríos del exterior se complementan con cálidas experiencias en sitios especialmente preparados para el disfrute, ya que la provincia cuenta en toda su geografía con espacios de exquisita gastronomía donde además es posible inmiscuirse con todos los sentidos en la cultura del vino y del olivo.

Una extensa variedad de restoranes, decenas de bodegas abiertas al turismo brindan vastas experiencias en torno a la industria madre de Mendoza y a la que se han unido las olivícolas para que los visitantes puedan no sólo degustar de aceites sino realizar su propia producción.La zona este propone una buena combinación de vinos y olivo en un recorrido donde aparecen olivícolas artesanales, bodegas familiares y restoranes pequeños que invitan a compartir una jornada inmiscuida de cultura con la ruta sanmartiniana.

El Valle de Uco siempre ícono de grandes bodegas ofrece un paisaje excepcional en invierno acompañando el Cordón del Plata con sus viñedos, mientras que grandes emprendimientos ofrecen su propia identidad.

Una actividad imperdible consiste en visitar bodegas y viñedos. Habitualmente las agencias ofrecen paquetes con traslados y almuerzo incluido. Muchas veces, el tour comprende, además, degustación de aceite de oliva, pasta de aceitunas, tomates deshidratados y productos característicos de la región.

El horario de salida es habitualmente a las 9 y el regreso alrededor de las 17.

Dejá tu comentario