Perlas del turismo bonaerense alternativo

Edición Impresa

 La provincia de Buenos Aires posee varios de los sitios turísticos más atractivos del país, con la costa atlántica como gran faro para viajeros de todo el país. Aun así, el distrito ha generado nuevas y variadas propuestas a lo largo de su territorio, ofreciendo alternativas de turismo rural, termalismo y gastronomía regional, entre otras.

Veamos aquí cuatro excelentes propuestas para disfrutar durante el invierno que acaba de comenzar:

monasterio benedictino en los toldos

En un entorno apacible, dueño de una extensa gama de verdes, y en pleno llano pampeano se ubica el Monasterio Benedictino de Los Toldos, sitio emblemático del turismo religioso en el partido de General Viamonte. El sitio surgió a fines de la década del 40 de la mano de un grupo de monjes suizos. La abadía se dedica a la producción de dulce de leche y quesos de pasta semidura y dura. Además se elaboran saborizados con pimienta negra, orégano, albahaca, ají y provenzal.

El monasterio posee servicio de hospedaje para aquellos visitantes que deseen hacer un retiro espiritual, personal o grupal con una estadía límite de seis días, en la que se ofrece una habitación individual y se sirven las cuatro comidas.

suipacha, ruta de sabores

La Ruta del Queso, en el partido de Suipacha, es una alternativa más que tentadora para visitar un fin de semana y degustar tantos sabores autóctonos y foráneos adaptados al paladar nacional. Este corredor se extiende entre los kilómetros 114 y 130 de la Ruta Nacional 5, donde se localizan los establecimientos gastronómicos.

Hay quesos para todos los gustos: de pastas duras o blandas, untables, rallados, en lonchas o en porciones; de vaca, de cabra, oveja o de búfala, solos o preparados en exquisitas recetas tradicionales.

termas

Buenos Aires se caracteriza por su diversidad de opciones para las vacaciones de invierno, y las termas son una de las alternativas más atractivas de ese amplio abanico. A tan sólo 90 minutos de Capital Federal, en General Belgrano se encuentran las termas del Salado, un paseo ideal para quienes elijan una jornada relajante.

A su vez, Carhué, en Adolfo Alsina, destino por excelencia en este segmento turístico, insta a los turistas a sumergirse en las aguas hipermineralizadas del lago Epecuén que se termalizan de modo artificial para luego ser llevadas a los hoteles. Su composición tiene óptimos resultados sobre enfermedades óseas y de la piel.

Al sur de la provincia, Villarino se destaca por el complejo Termas de Médanos, abierto todo el año. Posee 6 piletas termales cubiertas (las temperaturas de las piletas son: 30, 34, 36, 38 y 40 °C), y servicio de spa, entre otros.

pueblos turísticos

Las pequeñas localidades, que integran el programa Pueblos Turísticos, proponen a los viajeros la tranquilidad, la amabilidad de su gente y el sabor de la gastronomía criolla a menos de 200 kilómetros de ciudades como Buenos Aires, Mar del Plata o Bahía Blanca.

Se trata de 20 pueblos con una historia similar, pero que cada uno tiene las particularidades en su idiosincrasia y de paisajes (rurales, serranos, insulares) que hacen único a cada uno de ellos.

Una de las propuestas para estas vacaciones de invierno es extender el tren turístico, que une Constitución con Tandil, al poblado de Gardey que se ubica a 20 kilómetros de esa ciudad y que podría ser incorporado al programa Pueblos Turísticos.

Dejá tu comentario