Piedra libre

Edición Impresa

"La música de Los Redondos es muy seductora. Te dispara una imaginación auditiva que se relaciona con la letra y que no todos pueden deducir. El oyente cuando tiene esa poesía en las manos, se encuentra con una caja de Pandora que puede disparar para cualquier parte", asegura Mario Esteban, creador y director de Un Concierto Redondo, la propuesta con la que recorre en clave sinfónica el universo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y que, por este año, se despide el próximo 20 de octubre y 9 de noviembre.







¿Pero cómo hacer para convertir la pasión ricotera en un concierto sinfónico? "Es un proceso que lo paso por una regla personal: los instrumentos que tocan un arreglo tienen que llevar por lo menos una vez la melodía. Se empieza a complicar cuando los que llevan la voz cantante son los graves y hay que ocultar un poco a los agudos", cuenta Esteban.

Y en relación a cómo lo vive el público explica que, "en general, arranca muy arriba porque viene del rock y de a poco se va dando cuenta de que es necesario bajar un poco los decibeles para que se escuche bien. La gente siempre canta, pero al mismo tiempo en un volumen que permite disfrutar. Es un concierto a velocidad crucero"

Y para terminar deja un deseo: "El Indio es reticente a aparecer, pero ojalá Skay se dé una vuelta por el teatro y escuche sus solos de guitarra en un violín. Se va a llevar una sorpresa".

Dejá tu comentario