14 de septiembre 2009 - 09:48

Presupuesto 2010: prevén una baja del ahorro fiscal

• SE UBICARÍA EN TORNO AL 1,5% DEL PBI. ANTES SE LO MANTENÍA EN EL 3%

Amado Boudou
Amado Boudou
El dólar se moverá prácticamente al unísono con la inflación, en línea con lo que sucedió este año. El objetivo es evitar una caída del tipo de cambio real para que la economía no pierda más competitividad. Éste será, al menos, uno de los planteos que figurarán en el proyecto de Presupuesto 2010 que el Ministerio de Economía enviará al Congreso para su análisis en las próximas horas (podría hacerlo hoy, aunque tiene tiempo hasta mañana).

Aunque Amado Boudou procuró mantener oculta hasta último momento la información, se sabe que apuntará a un crecimiento moderado para 2010: se ubicaría en torno al 3%, por debajo del que figuró en el Presupuesto 2009 (se había estipulado un 4%), pero bien por arriba de lo que finalmente terminó sucediendo. El superávit primario sería del 1,5% del PBI.

Otro de los temas que estipulará el proyecto es un superávit fiscal, que también resultaría mucho más moderado de lo que se había planteado en los últimos años y no superaría el 2%. La excusa es que es preciso no ajustar el nivel de gasto público para sostener la actividad económica, mientras que la recaudación crecerá en forma moderada.

La inflación del año próximo, siempre según lo que se espera del INDEC, se ubicaría en el 7,5%, mientras que el dólar en promedio se ubicaría en torno a $ 4,25. El objetivo del equipo económico (compartido con el Banco Central) es evitar que el tipo de cambio real se vea muy afectado por la suba de los precios. Para ello, es inevitable que la cotización del dólar acompañe, aunque más no sea parcialmente.

Aun cuando el crecimiento de 2010 se fija en un nivel moderado, resulta bastante más optimista de lo que señala la mayoría de los consultores económicos, que esperan una recuperación más bien «amarreta» y que difícilmente supere niveles del 1% al 2%.

En cuanto a la deuda, el Gobierno estipulará que en 2010 será necesario captar u$s 13.500 millones, aunque sólo u$s 4.000 millones deberían conseguirse en los mercados voluntarios de deuda, ya sea a nivel local o internacional.

El Gobierno planteará el tratamiento del proyecto inmediatamente después de la discusión de la nueva ley de medios, que divide aguas entre oficialismo y oposición. El objetivo, bajo cualquier escenario, es que se trate antes del 10 de diciembre, para evitar que el tratamiento caiga con la conformación del nuevo Congreso, donde el oficialismo perderá la mayoría, lo que dificultaría su aprobación.

Boudou aclaró que el Presupuesto no incluirá nuevos impuestos, aunque en la práctica esto sería imposible. Cualquier modificación de orden impositiva debería tratarse a través de un proyecto separado. Esto es lo que eventualmente debería suceder en caso de enviarse alguna iniciativa tendiente a implementar un gravamen sobre la renta financiera para mejorar los ingresos.

Dejá tu comentario