Prevén año récord en venta de usados

Edición Impresa

En 2009 se comercializó 1.328.211 de vehículos usados, un 5,77% menos que en 2008, año que fue récord histórico de ventas de este sector. Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), analiza en diálogo con Ámbito Financiero el inicio de 2010 y las perspectivas para todo el año.

Periodista: El año 2009 había comenzado mal pero tuvo un cierre alentador.

Alberto Príncipe: A partir del mes de junio, pese a la crisis que se abatía en la Argentina, el sector comenzó a cambiar de humor y la gente -que había postergado su compra y estaba expectante- empezó a demandar vehículos usados.

Fue cuando dijimos que era el mejor momento para la compra de esta clase de autos. Y no nos equivocamos. Llegamos al mes de diciembre con un incremento en las ventas de casi un 21% con respecto a igual mes de 2008. Algo totalmente impensado.

P.: ¿La rentabilidad fue la necesaria o tuvieron que sacrificar ganancias?

A.P.: Llegamos a estos volúmenes perdiendo casi toda la rentabilidad. La presión impositiva que tenemos sobre los exiguos márgenes que manejamos torna nuestros negocios muy complicados. Esperamos este año poder recomponer la situación.

El primer mes del año nos muestra que el humor sigue. Pensamos para 2010 en un crecimiento de 10%, esto significaría otro año récord. Pero la historia sería diferente si nos acompañara el sector financiero. El poco crédito que se ofrece es leonino con tasas del 2,5% al 3% mensual. Por ende no seduce y no incentiva a la gente para comprar. Si los grandes jugadores del mercado financiero ofrecieran tasas de entre el 1% o el 1,5%, el volumen del mercado podría crecer un 20%.

P.: ¿Qué está pasando con los precios?

A.P.: Los precios siguen siendo seductores y el público esto lo percibe. Además, la gente, al comprar en un negocio establecido, recibe un valor agregado: la profesionalidad.

Poca gente conoce el trabajo que hace una agencia con cada vehículo usado que pone a la venta. La palabra revendedor, que se emplea para denominar a los comerciantes de automotores usados, transmite una imagen totalmente desactualizada en este sentido. La crisis llevó a que el comerciante de automotores usados haya evolucionado en su profesionalidad y, actualmente, lo que ofrece corresponde a un estándar de coches en buen estado y sin ninguna sorpresa de papeles.

Desconfianza

P.: La gente tiene cierta desconfianza a la hora de comprar un auto usado.


A.P.: Es cierto que aún existen algunos casos de revendedores oportunistas y poco confiables, pero cuando se habla de agencias profesionales -es el caso de las agrupadas en la CCA a nivel país-, la realidad es totalmente diferente.

En estos casos, el comerciante no se limita a comprar y vender, sino que además desarrolla toda una serie de tareas que se convierten en un importante valor agregado para el comprador. Por ejemplo: seleccionan, chequean y, en caso de ser necesario, reparan o reacondicionan el vehículo; brindan asesoramiento y ofrecen la posibilidad de elegir y comparar con transparencia entre diferentes precios, calidades y modelos; regularizan multas, patentes, embargos, inhibiciones, cambio de radicaciones y transferencias; financian o gestionan la financiación para el interesado y se responsabilizan por vicios ocultos o por cualquier problema legal con la unidad.

Dejá tu comentario