PRÍNCIPES

Edición Impresa

Toda la Argentina alentó al equipo de Uruguay. Hubo una sóla excepción a esta poco frecuente hermandad futbolística rioplatense: fue Máxima Zorreguieta. A diferencia de Mick Jagger, la princesa le aportó suerte al equipo naranja. Ganó simpatía entre los súbditos, pero no precisamente en estas latitudes. Se acerca el fin de un torneo que se pronosticaba como «la hora del fútbol sudamericano». Se fueron antes de lo previsto Brasil y la Argentina. Sorprendió Uruguay, que estuvo muy cerca de la máxima corona. (Ver págs. 24 a 26.)

Dejá tu comentario