28 de septiembre 2023 - 00:00

Profesor argentino fueelegido entre los mejores50 docentes del mundo

Bruno Guillén fue designado finalista para un premio internacional por un proyecto para que estudiantes diseñen dispositivos 3D con fines médicos.

Premio. Guillén es perito constructor, técnico electromecánico y docente en el Centro de Educación Técnica N°2 “Jorge Newvery”. Compite para el Global Teacher Prize 2023.
Premio. Guillén es perito constructor, técnico electromecánico y docente en el Centro de Educación Técnica N°2 “Jorge Newvery”. Compite para el Global Teacher Prize 2023.

Un profesor de una escuela técnica pública de la ciudad rionegrina de Bariloche, que impulsa un proyecto educativo con fin social en el cual sus estudiantes diseñan e imprimen en 3D dispositivos de ayuda para personas con artritis reumatoide, fue seleccionado ayer entre los 50 finalistas del Global Teacher Prize 2023, en la octava edición del premio internacional que reconoce a los mejores docentes del mundo.

Bruno Guillén (38) es técnico electromecánico, perito constructor y docente en el Centro de Educación Técnica (CET) N° 2 “Jorge Newbery”, una de las escuelas más grandes de Bariloche y de las más antiguas que este año cumplirá 70 años, donde dicta Diseño asistido por computadora y Taller de oficina técnica a estudiantes de entre 15 y 19 años, de tercero y sexto año.

El docente está entre los finalistas que participan por el premio de un millón de dólares, organizado por Fundación Varkey en colaboración con la Unesco y en alianza con la organización filantrópica Dubai Cares.

“Siempre me gustó enseñar, desde chico. Fue una emoción muy grande esta noticia. Tenía fé. Estoy feliz...”, contó a Télam el profesor seleccionado entre más de 7.000 postulaciones y nominaciones de 130 países.

“Desde 2019 trabajo en el proyecto ‘Ayuda en 3D’, en el que diseñamos e imprimimos con los estudiantes dispositivos de ayuda para un grupo de personas con artritis reumatoide, una enfermedad discapacitante en la que degeneran las articulaciones y les cuesta mucho hacer fuerza con las manos por la inflamación que tienen...”, precisó.

Guillén, que está en pareja con otra docente con quien tiene un hijo de 7 años, trabaja desde los 14 y contó que, a diferencia de la realidad que hoy pueden brindarle a su hijo, él tuvo una infancia “complicada” atravesada por las crisis sociales y económicas.

Crísis

“Para nosotros la crisis de 2001 fue muy difícil -recordó-, mi papá, herrero y trabajador informal se quedó sin trabajo, yo tenía 16 y con mi mamá vivíamos del trueque, había poco trabajo, acompañaba a mi mamá a todos lados a cambiar productos por comida. Ella -también trabajadora informal- siempre se las rebuscó mucho con cuatro hijos...”.

En 2019, cuando Guillén ya implementaba impresoras 3D en la escuela técnica como docente, una psicóloga que trabajaba con un grupo de mujeres con artritis reumatoide se acercó a la institución para pedir ayuda para las pacientes.

“El 80% de la población a la que afecta esta enfermedad autoinmune son mujeres y no encontraban dispositivos de ayuda en Bariloche, que son caros y difíciles de conseguir”, explicó.

Dejá tu comentario