“Puedo quedarme en la Piazza Navona viendo pasar la vida”

Edición Impresa

Cree que después de tantos años en el medio la gente se aburre de escuchar cómo fueron sus comienzos. «Son historias muy repetidas», dice y prefiere contar que ahora está haciendo una comedia inglesa -»Mix»- junto con Thelma Biral, Linda Peretz, Pablo Alarcón, Héctor Calori y Andrés Percivale en la calle Corrientes. Hija del recordado actor y director Homero Cárpena, Nora siguió los pasos familiares, destacándose en televisión y en teatro.

Si bien debutó en cine, sólo hizo siete películas y en una se dio el lujo de actuar, siendo muy joven, junto a Vittorio Gassman cuando éste vino a la Argentina. Comenzó en teatro a los 14 años junto a su padre, en España. Actualmente está casada con el actor Guillermo Bredeston, tienen dos hijas y siete nietos.

Logró junto con otras cuatro mujeres uno de los récords del teatro nacional: 10 años de éxito con la obra «Brujas». Este año continuará con un programa radial, que comenzó en 2011, recorriendo pulperías y bares históricos de Buenos Aires, recreando el género del radioteatro, junto a Claudia Medic, por Radio Provincia.

Periodista: ¿Cuál fue tu primer viaje?

Nora Cárpena: A los 14 años, a España con mis padres. Hicimos durante un año una gira de teatro. Debuté en el teatro Pérez Galdós, en Las Palmas de Gran Canaria. Viajamos en barco, en uno de esos largos e increíbles viajes, ensayando durante la travesía. Llevábamos los antiguos canastos, con todo el vestuario para la obra.

P.: ¿Viajaste mucho?

N.C.: Sí, lo disfruto. Mi trabajo me dio la posibilidad de hacerlo. Ahorramos para viajar con mi marido y mis hijas.

P.: ¿Estuviste en todos los continentes?

N.C.: Estuve en los cinco. Claro que no conozco todos los países.

P.: ¿Con quiénes te gusta viajar?

N.C.: Con mi marido, mi familia (hijas, padres, hermanas, cuñados) y mis amigos. He viajado con Marta Bianchi a Australia y Nueva Zelanda, con Moria Casán a Egipto, también con Pablo Codevilla, María Valenzuela, Emilio Dissi y Doris del Valle.

P.: ¿En qué época ibas?

N.C.: Antes los actores podíamos programar, teníamos contratos anuales. Trabajamos todo el verano en las temporadas de Mar del Plata y después hacíamos televisión durante el año. Nos dejábamos las vacaciones de invierno y julio era para descansar y viajar.

P.: ¿Sola te animaste?

N.C.: Sí, fui varias veces a Marbella.

P.: ¿Tenés un país preferido?

N.C.: Italia. Siempre digo en broma (ríe): «Me puedo quedar sentada en Piazza Navona mirando pasar la vida». Roma es una ciudad que me encanta, tiene un color especial. También me gustan París y Londres.

P.: ¿Qué playa preferís en el mundo?

N.C.: Mar del Plata. Para mí, tiene todo. Además, mi padre era de ahí, están mis raíces, mi esencia, mi historia. He conocido playas increíbles en distintos países, pero amo Mar del Plata.

P.: ¿Qué disfrutás en los viajes?

N.C.: Ante todo, como dice (Luis) Brandoni: «Me gustan mucho las ciudades que se conocen con los pies». No digo que me disgustan las ciudades en que necesitás auto, pero no me apasionan. Los Angeles o Miami me gustan más para hacer shopping.

P.: ¿Algún lugar por conocer?

N.C.: Pekín me quedó en el tintero. Si bien estuve en Hong Kong y Macao, Pekín me faltó. Pero lo voy a hacer... Me pasó con Cuba, que fui hace poco. Me fascinó ver el malecón desde la ventana del hotel. Por una cuestión de edad, yo viví la época de la revolución cubana.

P.: ¿Planificas con tiempo?

N.C.: Antes sí, era una de las cosas que más nos gustaba con Guillermo. Era entretenido elegir el lugar, armar una ruta, era como viajar dos veces. Estaban los preparativos y el viaje en sí.

Entrevista de Sara Louzán

Dejá tu comentario