Regreso al futuro...

Edición Impresa

Números dispares en la Bolsa de Nueva York, donde lideraron las acciones energéticas y tecnológicas en el inicio de una semana en la que seguirán llegando resultados trimestrales de empresas cotizantes.

La energía continuó contribuyendo a las ganancias recientes, ya que se espera que la elevada demanda en medio de la escasez de suministros continúe manteniendo la tendencia al alza de los precios del petróleo. Las grandes tecnológicas también apoyaron al mercado en general: Apple, Alphabet matriz de Google, Facebook, Microsoft y Amazon cotizaron en positivo.

El Dow Jones de Industriales finalizó en 35.258,61 puntos, bajando el 0,10%; el S&P500 se situó en los 4.486,46 puntos, ganando el 0,34%; y el Nasdaq Composite apreciándose el 0,84% llegó a 15.021,81 puntos.

La noticia relevante - El informe de Estabilidad Financiera Global del FMI alerta de las consecuencias sobre los mercados de capitales de la retirada de los planes de estímulo monetario de los bancos centrales, diseñados para contener los efectos la pandemia. La política ultralaxa de los organismos reguladores ha conducido a una exuberancia bursátil y a un incremento del apalancamiento financiero que podría generar un desorden en la cotización de los índices y de los activos cuando la Reserva Federal y otras instituciones de supervisión retiren sus apoyos -programas de compra de deuda soberana y corporativa- y se empleen en subas de tipos de interés.

Los shocks podrían aparecer de manera inminente, ya que varios bancos centrales han iniciado un endurecimiento más rápido de lo previsto de sus condiciones monetarias. A pesar de que el propio FMI, la Fed o el BCE se decanten por catalogar como pasajera la reaparición del fantasma de la suba de precios por el encarecimiento de la energía y los alimentos, hay incertidumbre sobre las predicciones coyunturales. Y una de las cuestiones que más se remarca es la posibilidad de un hundimiento de los mercados financieros.

El precio de los activos se ha desajustado, un fenómeno que se ha propagado en los últimos 18 meses y que ha dejado acciones con una cotización elevada en función de los fundamentales económicos de la entidad a la que representa en Bolsa. Son momentos de suma tensión y dudas porque podrían caer de forma substancial ante repentinos e inesperados cambios de políticas económicas o monetarias, involucrando al mercado inmobiliario y el de las criptomonedas por numerosas razones.

Dejá tu comentario