Rincón parisino en la costa

Edición Impresa

Todas las grandes ciudades del mundo tienen en alguna parte, por pequeña que sea, un aire parisino, con calles y edificios que transportan el alma hacia la romántica capital francesa. En Mar del Plata esta magia se vive en algunas cuadras de los barrios de Los Troncos y Stella Maris, unos de los más coquetos de La Feliz. Y allí es donde se destaca un hotel boutique, el Sainte Jeanne, inspirado en la tradición de hospedaje y spa de la Ciudad Luz.

Desde el mismo frente de cuatro pisos y el hall de entrada la conexión es inevitable, remitiendo a ciertas zonas como Montmartre o el barrio Latino, según comentarios de huéspedes, muchos de ellos expuestos en Tripadvisor, el foro de crítica de hoteles más prestigioso de la web. No es sólo estética la analogía, ya que el servicio del Sainte Jeanne fusiona el lujo y el confort de los spa franceses con la intimidad y calidad de los mejores hoteles boutique del mundo.

La propuesta se encuadra en dos líneas muy claras: sólo lujo, con detalles de alto nivel en las 27 habitaciones, con fragancias especiales y el aroma típico de la patisserie francesa; y filosofía wellness, expresada en un Bio Spa de 320 metros cuadrados, con sauna, jacuzzi, solárium, piscina climatizada de mármol y jets de 14 juegos de agua en colores. Los tratamientos del spa son realizados bajo el concepto europeo de «lecobiocosmetique», con terapias orgánicas, vegetales de celuloterapia y recovery peeling para hombres y mujeres.

Pero no todo es ocio en la vida marplatense, y es por eso que el hotel montó el moderno salón de eventos Belle Époque, destinado a celebraciones privadas y empresariales con capacidad para 50 personas y soporte de avanzada. Todos estos detalles con acento francés han hecho que Sainte Jeanne sea uno de los hoteles boutique más elegidos para buscar elevarse a deseados estadios de relax y armonía, incluso -y tal vez especialmente- por aquellos que viajan a Mar del Plata por asuntos de negocios.

Dejá tu comentario