Sabores autóctonos a la vera del Puerto

Edición Impresa

Uruguay es siempre un destino a mano para los argentinos. Por cercanía, afinidad, o simplemente porque siempre ofrece alternativas turísticas interesantes, tanto en verano como en invierno. Una de ellas es Montevideo, y una buena forma de conocer la capital uruguaya es a través de su gastronomía.

En ese sentido, el Mercado del Puerto aparece como una de las opciones más interesantes, sobre todo para los visitantes que llegan por un solo día, en uno de los tantos tours que se ofrecen desde la Argentina.

Inaugurado el 10 de octubre de 1868, el mercado es como los de antes. Basta con observarlo por fuera y recorrerlo por dentro para entender por qué está ubicado en la Ciudad Vieja, a pocos metros del puerto.

La arquitectura europea remonta al turista a los tiempos en que todo se subastaba en el mercado, desde hortalizas, frutos y carnes hasta otros productos ilegales llegados de la vieja Europa.

Ciudad Vieja

Hoy el mercado se ha renovado por completo. Totalmente distinto, goza de muy buena salud y esto lo demuestra la cantidad de visitantes que quieren conocerlo porque han oído de su fama, de su belleza y, por supuesto, de sus carnes.

Se encuentra dentro del mismo contexto de antaño, donde ahora artesanos, cafés, restoranes y otros boliches le dan un marco de bienvenida a su vieja entrada, que continúa mirando la zona portuaria. Miles de turistas lo recorren diariamente buscando desde antigüedades y recuerdos hasta ropas costumbristas y artículos de cuero, aunque las parrillas son la gran atracción que tiene el lugar. Todos los mediodías del año el humo se apodera literalmente del mercado y de varias cuadras a la redonda.

Allí se puede apreciar y degustar la mejor gastronomía uruguaya, desde el chivito al plato o en sándwich hasta los mejores y más tradicionales cortes de carne: achuras, asado, pollos, matambres, chotos (chinchulines trenzados), pamplonas rellenas y otras delicias que en esta parte del mundo son moneda corriente.

Afuera, siempre algún grupo de jóvenes muestra el baile y el sonido del candombe afrouruguayo, tradición que se encarga de transformar cualquier almuerzo o cena en una velada especial. Lo cierto es que, desde hace décadas, es tradición que quien se encuentra el sábado al mediodía por Montevideo, almuerce en el Mercado del Puerto.

Chivito: gran protagonista

El mate, el candombe y la murga son símbolos distintivos del Uruguay que se han propagado por todo el mundo y que hoy se disfrutan en cada calle de ese país. Pero en materia de gastronomía, el orgullo del uruguayo es sin lugar a dudas el chivito.

La receta es simple: un filete de carne de lomo de vaca, lechuga, tomate, jamón, queso, panceta y huevo. Todo en sándwich o al plato, como más le guste al comensal.

Desde hace décadas, en los restoranes más prestigiosos de la ciudad de Montevideo o en la vía publica, en cualquier café o bar de pueblo a lo largo de todo el país, es posible deleitarse con este plato tradicional que despierta fanatismos incondicionales. Existen pequeños carros metalizados, de mayor o menor tamaño, que funcionan como restoranes al paso.

Dejá tu comentario