Sol y playas, del Caribe al Pacífico

Edición Impresa

Más de trescientas playas distribuidas en 1.600 kilómetros de litoral del Mar Caribe y 1.300 kilómetros del Pacífico representan la impactante propuesta de Colombia como destino internacional de veraneo durante todo el año. En un país de gran riqueza histórica y cultural, las playas siguen siendo un poderoso imán para los viajeros, que suelen combinar los recorridos por las diferentes ciudades colombianas con estadías en balnearios del continente o en zona de islas.

  • Cartagena. Cartagena de Indias es relativamente grande, con una superficie de más de 600 kilómetros cuadrados y 895.000 habitantes. Historias de piratas, playas doradas, arquitectura colonial, el ritmo de la rumba y la gastronomía en clave marina hacen de esta ciudad uno de los destinos predilectos de los viajeros colombianos y de los extranjeros que visitan el país. Cuenta con 19 kilómetros de playas dentro del área urbana, llenas de encantos naturales, con apacibles y tibias aguas color turquesa y playas de arena blanca. Bocagrande, Castillogrande, El Laguito, Marbella, La Boquilla, Playa Blanca (Barú), todas tienen una particularidad: el mar siempre es cálido.

    La temperatura media es de 28°C y el calor se aplaca siempre con bebidas tropicales o ensaladas de frutas preparadas por las tradicionales y pintorescas «palenqueras». Sólo viajando 40 minutos en barco, la ciudad ofrece la posibilidad de visitar una serie de islas: el archipiélago de San Bernardo, Isla de Tierrabomba, Isla de Barú y las Islas del Rosario, consideradas santuarios de flora y fauna nacional.

  • Santa Marta. Este destino reúne atractivos históricos, ecológicos, una magnífica y moderna infraestructura hotelera, una intensa actividad nocturna y una economía pujante. Ubicada entre la Sierra Nevada y el Mar Caribe, la capital del Magdalena es una ciudad de hermosas playas como el Rodadero, la bahía de Santa Marta y Taganga. También hay zonas de los acantilados, ruinas arqueológicas, caminos prehispánicos e increíbles parques nacionales y santuarios de fauna y flora.

    Fundada en 1525 por Rodrigo de Bastidas y localizada en una de las bahías más bellas de América, es la ciudad hispana más antigua del país. En las cercanías de este puerto se encuentra la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde murió el Libertador Simón Bolívar. Rodeada de varios parques naturales, sus playas de arena blanca, su clima benigno y su infraestructura la convierten en un lugar ideal para el descanso y la realización de eventos.

    Aquí también la temperatura media es de 28°C, y en la ciudad hay vegetación y fauna diversas, mientras que en los alrededores se encuentran ciénagas, manglares y bosques húmedos y secos tropicales. En su radio cultural, el folclore costeño alterna con la tradición milenaria de poblaciones aborígenes arraigadas a su historia.

  • Barú y Taganga. Todo lo que uno imagina de un paraíso de playas se encuentra en estos dos destinos colombianos. Agua cristalina, playas de arena fina y blanca, peces de colores y deportes acuáticos combinan con cultura e historia. Para llegar a Taganga bastan 15 minutos desde Santa Marta. Se trata de un pueblo de pescadores con playas ideales para el buceo y el snorkel. En lancha se llega a Playa Grande, la más importante de Taganga y la mejor alternativa para los que viajan en busca de tranquilidad. Aun así, por la noche hay night clubs donde suenan tambores de cumbiamba, música crossover y tropical.

    Barú es una isla distante 30 minutos en lancha desde Cartagena de Indias. Sus 3 kilómetros de playas de arena fina y blanca junto con la tibieza de sus aguas cristalinas y color turquesa hacen que cualquiera se enamore todavía más del Caribe y de Cartagena. Disfrutar de un coco bien frío sentado a la orilla de la playa o hacer snorkeling en este mar de siete colores son dos opciones más que recomendables. Otro buen plan consiste en visitar el Oceanario en las islas del Rosario.


  • En Playa Blanca, uno de los sitios más atractivos de esta zona insular, hay una gran variedad de restoranes para disfrutar de las comidas típicas del lugar.

    Dejá tu comentario