Stephen King y J.J Abrams, la unión del miedo

Edición Impresa

Hay miradas que valen años. Y en este caso, series. Los ojos de Bill Skarsgard (el nuevo "IT") y los de Sissy Spacek ("Carrie") son casos excepcionales. En sus silencios visuales sucede gran parte del universo de Stephen King, creador de esta ciudad ficticia llena de guiños a lo mejor de su obra. Tan lejos y tan cerca de "Stranger Things" (en calidad y propuesta, respectivamente), la serie sucede en una línea de tiempo posterior al escape de Andy Dufresne de Shawnshank ("Sueños de libertad"). El abogado Henry Deaver, un hombre que en su infancia fue parte de uno de los casos más extraños vividos en el pueblo, vuelve a su casa de origen para defender a un muchacho que apareció de la nada. Lo que genera la presencia de algo que supo ser ausencia revuelve los ecos de un lugar que no olvida. Con producción de J.J Abrams (la mente detrás de "Lost"),

Castle Rock lleva el éxito del cine de horror a la pantalla chica, y sobrevive por varios factores: las actuaciones de los antes mencionados, Scott Glenn y Melanie Lynskey son sólo un botón de muestra para un mundo a la medida del maestro del terror. Un relato de diez capítulos que aterra sin dejar de lado un gran trabajo de ambientación y edición.

Dejá tu comentario