SU DINERO PERSONAL: dudas para cuando se acabe el gas barato

Edición Impresa

"Me mudé a una casa con pileta y debo afrontar el gasto que supone climatizar el agua. Me informan alternativas, como la aplicación de paneles solares, que en la cuenta mensual se suponen menos onerosos si se actualizan las tarifas de gas y electricidad. ¿Qué ventajas y desventajas tienen las diferentes modalidades? ¿Cuánto debo calcular como inversión inicial?". (Gonzalo Parrile, Martínez.)

No se puede hablar de un boom de paneles solares, pero el ahorro en la factura de gas (como usted bien marca, si se produce un salto tarifario en el AMBA) y el interés por la ecología son, probablemente, los principales motores de esta industria en crecimiento.

Según un informe publicado por la Comisión Nacional de Energía Atómica, la energía solar tiene dos características fundamentales: su condición de energía prácticamente inagotable y el hecho de no ser contaminante.

Para responder a esta consulta, Viernes contactó al ingeniero Ricardo Sarti, dueño de Solar Pool, empresa de climatización solar de piletas, y al ingeniero Luis Wallace, de la compañía Enersol, dedicada a la elaboración de energías renovables. A su vez, buscó presupuestos de calefactores a gas para hacer una comparación de precios.

Una de las razones por las que la climatización solar no se termina de popularizar se debe a que el gas en el país sigue siendo barato, por la ya conocida política de subsidios. No pasa lo mismo en países como España, donde, a raíz de que el gas es importado y tiene precios muy superiores a los que se abonan en la Argentina, el único método permitido para calefaccionar las piletas son los paneles solares, destacó Wallace.

La diferencia de ahorro entre un sistema a gas y uno solar se ve recién con el paso del tiempo. La instalación de paneles solares en una pileta estándar de 8x4 cuesta unos $ 35.000. Sin embargo, Sarti opinó que el sistema se paga varias veces con el ahorro de los siguientes 20 años que tiene de vida útil, ya que el mantenimiento es mínimo, básicamente limpieza.

En tanto, el precio promedio de un calefactor a gas para una pileta de 8x4, que cuenta con unos 35 mil metros cúbicos, es de $ 20.000. Hay que tener en cuenta que la vida útil de estas máquinas es de entre 10 y 15 años.

En cuanto a gastos de mantenimiento, eso dependerá del tamaño de la pileta, pero tomando el mismo ejemplo puede hacerse una aproximación. En la Argentina, un metro cúbico de gas cuesta sólo $ 0,25. Para una piscina estándar, unas dos horas diarias de calefacción podrían significar unos $ 25 por mes. Pero a este resultado hay que sumarle el gas importado, por lo que de acuerdo con las consultas efectuadas podrían, ser $ 75 adicionales. De esta manera, el gasto mensual sería de $ 100 por mes, más impuestos, IVA, e ingresos brutos, lo que llevaría el consumo de gas de la piscina a $ 131 mensuales.

Sarti explicó que los colectores solares se colocan en general sobre el techo de la vivienda, aunque en algunos casos pueden instalarse en soportes sobre el piso, siempre expuestos al sol. Utilizando la bomba de filtrado de la pileta, el agua circula a través de cientos de tubos dentro de los paneles solares. Así se produce una transferencia de calor, logrando retornar el agua caliente hacia la pileta por esos mismos tubos. El ciclo se repite hasta alcanzar la temperatura deseada, que puede limitarse con un control manual o automático.

Una vez instalado el sistema solar, la climatización puede demorar entre una semana y diez días. Con un sistema a gas, la primera etapa de calefacción se logra en tan sólo 12 horas y después con dos o tres horas diarias se mantiene el calor.

¿Cómo saber cuántos paneles son necesarios para la pileta?: lo que se debe hacer es cubrir el 70% de la piscina para tener asegurada una temperatura confort del agua, que gira en torno de los 28 grados. Es posible que, si hay varios días nublados, la temperatura de la pileta disminuya, pero se recupera rápidamente con uno o dos días de sol.



Trabajo como diseñador gráfico desde mi casa, en Olivos. A veces me resulta muy difícil juntarme con los clientes en esta zona, por lo que pensé en alquilar oficinas temporarias en el centro. ¿Podrían asesorarme acerca de este tipo de alquiler y si es realmente conveniente?

(Federico Babiloni, Olivos.)



En momentos en que empresas y freelancers se ajustan el cinturón para achicar gastos, la tendencia hoy apunta al alquiler de oficinas por hora, día o mes.

Si uno quisiera alquilar una oficina en el microcentro de 80 metros cuadrados, debe desembolsar al menos $ 4 mil mensuales. En tanto, si decide tener un espacio amoblado y con tecnología sólo por una hora, el precio oscila en los $80.

El alquiler temporario, además permitir el ahorro de insumos tecnológicos, permite tener un domicilio legal, comercial y postal (no fiscal), donde pueden llegar correspondencia y llamados (a esto se lo conoce como oficina virtual, que incluye una secretaria que está en contacto con quien requiera el servicio por medio del correo electrónico, el chat o los mensajes de voz por IP).

Las empresas ofrecen diferentes salones para alquilar: desde despachos individuales, hasta salas de reuniones para 20 personas o espacios más grandes para capacitación, que cuentan con proyectores y televisores.

Virginia Curutchet, gerente de la empresa Oficinahora explicó a Viernes que este método lo utiliza mayormente aquel que necesita un espacio físico no permanente, ya sea un pequeño profesional o compañías más grandes. La hora de oficina cuesta $80; cinco horas, $320 y 10 horas, $560. El alquiler de una sala significa $100 la hora; $400 las 5 horas o $700 las 10 horas. En tanto, el auditorio con capacidad para más de 20 personas cuesta $ 70 la hora, $ 700 las 5 horas y $1.200 las 10 horas. De todas maneras, las empresas suelen ofrecer combos para los clientes. Oficinahora brinda la posibilidad de sacar un paquete por seis meses de oficina virtual, con 10 horas de uso de oficina física semestrales a $ 2.300, o con 20 horas anuales a $ 3.700.

En cuanto a los requisitos de contratación de una oficina por horas, los particulares deben llevar DNI y fotocopia, CUIT, fotocopia de un servicio a nombre del locatario y de la matrícula profesional.

Si quien va a alquilar el espacio es una empresa, se debe contar con el estatuto societario donde figure la designación del responsable de la contratación, una fotocopia en caso de ser apoderado, otra de un servicio, DNI y CUIT.

¿En qué se ahorra alquilando una oficina por horas?: básicamente, en la compra de muebles, en refacciones (iluminaria, alfombras, divisiones, acondicionadores de aire), en el pago mensual de un paquete de internet y en el costo de limpieza.

Algunas empresas, como OfficeOne buscaron un valor agregado para ofrecerle al cliente, brindándole un espacio con cocina donde poder dejar comida o hacerse un café, y una terraza que muchos eligen para poder despejarse. Además, esta empresa está inaugurando el servicio de co-working, un espacio abierto con mesas donde poder trabajar a $ 65 la hora más IVA.

La mayoría de las oficinas físicas funcionan de lunes a viernes de 9 a 19, aunque se pueden encontrar también opciones para los fines de semana.



Producción: Andrea Glikman

@AndyGlikman

sudinero@ambito.com.ar

Dejá tu comentario