Tecnología y diseño para los juguetes

Edición Impresa

El año pasado el sector facturó $ 900 millones. Las empresas reinvierten el 20% de las utilidades. En la actualidad, el 48% de los juguetes que se venden en el país son de producción nacional.

En medio de la caída general de la industria, en un año de evidente freno en la producción, el sector de juguetes sostiene su crecimiento apuntalado en una reconversión tecnológica y de diseño que con ahínco las empresas realizaron durante los últimos diez años.

Literalmente devastadas durante la apertura total del comercio en los años '90, a partir de 2002 la industria del juguete aprovechó la salida de la convertibilidad para iniciar un proceso de sustitución de importaciones que hoy le permite competir por calidad y diseño con los productos importados. La evidencia más clara de esta reconversión es que en 1999 solamente el 5% de los juguetes que se vendían en el país eran de producción nacional, mientras que el año pasado esa cifra se elevó al 48%.

"Si uno entra a una juguetería, es muy difícil ver cuál producto es importado y cuál nacional por el nivel de calidad al que hemos llegado. Al expandir las fábricas, al invertir en maquinaria de última generación, al tener diseñadores industriales especializados, se logra que el producto esté a primer nivel del mundo, altamente competitivo; además de bajar costos por los niveles de producción con maquinaria de última generación", explicó Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina del Juguete en diálogo con Ambito Industrial+Pymes.

Proyección

En la actualidad en la industria del juguete operan unas 100 pymes, que dan trabajo de forma directa a
3.550 empleados y de modo indirecto a 1.700. En los últimos diez años acumuló una expansión del 130%, impulsado por el mercado interno y sin perder el objetivo de fortalecer a las empresas del sector. Es por eso que en lo que hace a la integración de los juguetes en piezas y partes, el 90% son de origen nacional. "Es muy poco lo que importa el sector para armar un producto argentino. Por ejemplo, hay mecanismos muy sofisticados para que llore un bebé o algo electrónico que viene de China. Esto pasa porque la industria del juguete hizo muy bien el trabajo de lo que es la sustitución de las importaciones, se reconvirtió y se empezaron a fabricar todos los componentes en el país", contó Furió.

Pese al freno general de la industria, el sector de juguetes espera cerrar el año con un crecimiento similar al de 2013, con una expansión de entre un 20% al 30%. Al respecto, Furió explicó que en los primeros meses de este año "las ventas venían lentas" pero aseguró que "en julio hay una triplicación en los pedidos, entonces hay que ver cómo influye esa compra fuerte de julio para ver cómo terminamos la temporada. La gente esperó a último momento. Hay que ver si las compras de julio alcanzan para compensar esos meses que fueron de espera por el contexto global".

Para una industria estacional como la del juguete, el próximo 10 de agosto, donde se festeja el Día del Niño, resulta clave para determinar el éxito de la temporada. Aunque con cautela, Furió anticipó proyecciones que parecen positivas: "La valoración la vamos a hacer después del Día del Niño cuando veamos las ventas. Hay que esperar el resultado, pero ahora estamos teniendo más pedidos en julio que un año atrás".

Abocadas al mercado interno, los fabricantes de juguetes exportan entre el 5% y el 10% de la producción por lo que el sector tiene margen para salir al mercado externo a partir del avance tecnológico y de diseño, lo que les a los juguetes nacionales un valor diferencial. Es por eso que desde la Cámara del Juguete se vienen realizando diferentes actividades para que las empresas puedan comenzar a buscar alternativas de venta fronteras afuera. "Hicimos un concurso de diseño por el que les estamos dando a todos los socios de nuestra Cámara la posibilidad de incorporar diseñadores industriales otorgados junto con la Cámara y el Ministerio de Industria. Se les hace un diseño innovador para exportar el mundo. No vamos a competir en esa guerra de precios mundiales sino que vamos a competir con un producto diferenciado con diseño argentino de juguetes", explicó Furió.

Dejá tu comentario