Un citycar con altas prestaciones

Edición Impresa

El Chevrolet Spark es un citycar que se suma a esta tendencia que va en aumento en la Argentina. Un diseño moderno, detalles de confort, buenas prestaciones y un muy completo equipamiento de seguridad son elementos que hacen de este vehículo una propuesta interesante.

Cada vez más personas ven a los citycars como una alternativa de movilidad. Son esos conductores que privilegian el pensamiento racional y encuentran en este tipo de vehículos una clara posibilidad de ahorro de gasto en combustible y una solución a las intransitables calles porteñas.

Pero hasta hace poco el principal inconveniente que se presentaba era que elegir este tipo de autos significaba resignar confort, seguridad y prestaciones. La historia ha cambiado y el nuevo Chevrolet Spark es un claro ejemplo.

Diseño

Desde la primera impresión que despierta el diseño exterior es fácil darse cuenta de que se está frente a un modelo pensado para la ciudad muy distinto a los insípidos y diminutos coches que circulaban por las calles hace más de una década.

El Spark muestra un estilo moderno y deportivo con detalles que le otorgan un aire de robustez como los faros delanteros de gran porte y una parrilla prominente. Es cierto que es más grande que el modelo anterior, pero este diseño lo hacen ver más grande de lo que es.

La sensación de un auto de un segmento superior se percibe en un interior que ofrece un espacio amplio y elegante. Las butacas son cómodas y la posición de manejo agradable.

El volante se regula en altura. Las plazas traseras son espaciosas, teniendo en cuenta el tipo de vehículo que se trata, donde 4 personas de estatura media viajan cómodas aunque en caso de ser necesario se puede sumar un pasajero más (un menor) ya que cuenta con apoyacabezas y cinturones inerciales para 5 ocupantes.

La visibilidad es aceptable aunque el parante delantero produce un punto ciego para el conductor cuando se dobla hacia la izquierda.

Detalles en el interior del mismo color de la carrocería le otorgan un toque juvenil y es siempre bienvenida la abundancia de lugares portaobjetos como en este caso.

El nuevo Spark se ofrece en una sola versión, la LT, que está equipada con un motor naftero 1.2 litro y 81 CV ( el anterior era un 1.0 de 65 CV). Esta mayor potencia se nota en la respuesta que tiene tanto en ciudad como en ruta. El acelerador es un tanto sensible por lo que hay que tomarle la mano para no sufrir tironeos cuando se sale en primera. Salvo este detalle se comporta correctamente. En bajas revoluciones no obliga a disminuir un cambio si es necesario una salida rápida. Esto es una ventaja que alivia el manejo en ciudad.

Performance

Cuando se toma rutas o autopistas también se logra una buena performance con la contra que el motor se siente un tanto ruidoso. También es bastante sensible a los vientos laterales por lo que hay que estar siempre atento para acomodarlo rápidamente ante cualquier eventualidad.

La suspensión completa un andar agradable. No es excesivamente blanda, da la sensación de cierta firmeza pero atenúa perfectamente la rigurosidad que presentan las calles de Buenos Aires y no se sienten sus consecuencias.

Un punto a favor es en materia de seguridad ya que ofrece, entre otros elementos, ABS, doble airbag y apoyacabezas y cinturones inerciales para cinco personas.



A FAVOR

Pack de seguridad.

Consumo.

Confort de marcha.

Espacio interior.



EN CONTRA

Motor ruidoso.

Precio.

Sensibilidad a vientos.

Dejá tu comentario