Un crossover para fortalecer la línea C

Edición Impresa

Se había conocido como concept en el Salón de Fráncfort. Ahora se lanzó a la venta en Europa. Su mayor innovación: los airbumps, las cámaras de aire laterales.

Citroën develó en Francia al C4 Cactus, un crossover que apunta a estimular la estrategia de la marca francesa: pasar a la ofensiva con la línea C, que representa el 80% de sus ventas.

El modelo es la punta de lanza para un nuevo posicionamiento: "Más diseño, más confort, más tecnología útil, y todo para un presupuesto controlado", dijo Frédéric Banzet, director general de Citroën. Esto aplicado a los modelos C, tras el éxito obtenido con la familia premium DS.

La versión concept se había presentado en el último Salón de Fráncfort. Y la mayor innovación que presentó fueron los airbumps: unas cámaras de aire ubicadas en los laterales del vehículo pero en la parte exterior. Además de constituir un elemento más de personalización por la posibilidad de combinar colores, es una protección más para la carrocería ante eventuales impactos.

Los airbumps están fabricados en poliuretano termoplástico y tiene una superficie elástica donde no quedan estampados los raspones. Las cápsulas de aire también absorben los golpes y reducen el impacto sobre el habitáculo.

Este crossover mide 4,21 m de largo, 1,75 m de ancho, 1,47 m de alto y 2,61 m de distancia entre ejes.

Dejá tu comentario