Un invierno diferente en la selva misionera

Edición Impresa

No cabe duda de que las Cataratas del Iguazú estarán siempre en la máxima consideración de los turistas que llegan desde distintos puntos de la Argentina y el exterior del país. Pero en los últimos meses, Misiones sumó un nuevo atractivo que parece no encontrar un techo. Se trata del Parque Temático de Santa Ana, símbolo de la cultura jesuítico-guaraní. Con su monumental cruz, este lugar se ha convertido, junto a las mencionadas cataratas, y a las Reducciones Jesuíticas, en uno de los tres sitios más visitados de la provincia.

El parque temático se ubica en Santa Ana a 40 kilómetros de la ciudad de Posadas. Está destinado a los misioneros y turistas, tanto para aquellos con una devoción religiosa como para los que deseen realizar una visita de esparcimiento.

El lugar invita a la meditación y transmite paz. En medio de una exuberante selva apenas intervenida en sus 57,5 hectáreas, se erige el parque coronado por la Cruz de 83 metros, sobre el cerro de 360 metros. La base de la cruz es un conjunto de instalaciones: sala de exposición, conferencias y de teatro, auditórium, artesanías, restoranes que ofrecen comida gourmet y platos típicos de la región y el Museo de las Misiones. Posee balcones panorámicos en diferentes niveles para disfrutar de las hermosas vistas del paisaje del sur misionero. Desde los miradores se puede divisar el río Paraná, la ciudad de Oberá. En el ingreso al parque, desde la playa de estacionamiento, hay dos opciones para el visitante. Una se puede recorrer caminando, son 1.300 metros de camino ascendente, o subir en vehículos provistos por la administración. Hay senderos para caminatas o bicicletas, con la posibilidad de visitar el mariposario, el primero en su tipo creado en Misiones.

Dejá tu comentario