Una ilusión que se hizo realidad y aún permanece intacta

Edición Impresa

"Los temas tributarios constituyen uno de los determinantes fundamentales de la decisión económica y por ello Ámbito Financiero ha considerado necesario generar la información instrumental básica que requiere la empresa para su desenvolvimiento, contribuyendo así a facilitar la tarea de los profesionales".

Este es el primer párrafo de un largo "copete" que presentó en sociedad el suplemento Novedades Fiscales e impositivas aquel 25 de octubre de 1982. Hace 35 años.

Luego con la era color en los diarios, con nuevo diseño, con mayor contenido y frecuencia la sección pasó a llamarse Novedades Fiscales que hasta llegó a tener su sitio web, el que por primera vez publicó videos de columnistas que explicaban y analizaban la actualidad tributaria y de la seguridad social, hoy moneda corriente pero en aquel momento toda una novedad.

Claro que la permanencia a través de tantos años no hubiera sido posible si la información brindada y el servicio que un suplemento de estas características conlleva, no hubiera sido acompañada por los artículos de los especialistas de ayer y de hoy, porque lo que nos sigue sorprendiendo es la renovación que se produjo con los jóvenes autores y sus aportes.

Los índices en tiempo oportuno fue uno de los motivos de la aceptación en sus comienzos tan necesarios para ajustar las determinaciones y liquidaciones impositivas, pero pese a que esa necesidad se fue extinguiendo por las decisiones económicas que se tomaron el interés del lector fue mutando hacia la actualidad de la información ofrecida.

Desde aquel "sí, hagámoslo" de Julio A. Ramos a nuestros días hubo y hay muchísima gente que ayudó a que aquella ilusión se haga realidad y se mantenga intacta. Algunos ya no están, nuestro recuerdo y agradecimientos; otros siguen poniendo el hombro en cada edición para mejorar en calidad y estética.

En este breve repaso no podemos dejar de agradecer a nuestros anunciantes y de manera especial a nuestros lectores y colaboradores con quienes se fue construyendo un diálogo, un intercambio enriquecedor en lo técnico y en lo emocional que aún perdura y que no nos cansaremos de agradecer.

Dejá tu comentario