Una transición muy complicada

Edición Impresa

La evaluación que hacemos de estos primeros meses de gestión de Mauricio Macri es que el Gobierno se encuentra abocado a un reordenamiento de la economía y entre otras cuestiones puntuales, al reordenamiento de la obra pública, adecuando las prioridades en esa obra pública a lo que es su plan definitivo.

Estamos pasando una transición muy complicada, pero somos muy optimistas en el mediano y largo plazo, porque según las declaraciones y todo lo que se está haciendo en el sentido de los movimientos que está tomando el Gobierno son para realizar un plan de obra pública muy importante, según lo que se ha estado comentando.

Hay algunas medidas concretas que ya estamos viendo, como son las nuevas licitaciones de los 500 kilómetros nuevos del Ferrocarril Belgrano, el reordenamiento de la Dirección Nacional de Vialidad; además ya han salido a la calle algunas licitaciones de AySA; y todo eso es a nuestro entender un principio. Pero es muy importante que se arregle el problema de la deuda en default con los holdouts porque eso es lo que va a permitir que Argentina se reincorpore en el mundo, y a posteriori tener financiación a largo plazo y con tasas convenientes, que es la forma que existe de hacer infraestructura en la Argentina.

Uno de los grandes elementos que permite realizar obra pública es que se rehaga el decreto de redeterminación de costos, que estaba totalmente vencido y que era injusto e inequitativo, y que no reconocía la realidad de las variaciones. Sin este nuevo decreto es imposible realizar obra pública. El nuevo Gobierno está dedicado a eso y creo que va a sacar una nueva reglamentación muy similar a la que tienen todas las provincias y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El segundo tema es que existan certezas en los pagos de la obra pública, porque el Gobierno anterior nos dejó con una deuda del orden de los $ 40.000 millones, sobre un presupuesto total del año 2015 de $ 170.000 millones. El sector está sufriendo ese problema. Asimismo, se debe tender a la disminución de la inflación que es un problema que afecta a todos los sectores por igual. Llevamos más de 10 años con tasas superiores al 20% de inflación. Como reflexión final, repito lo que siempre he dicho. Pasando este momento realmente complicado en el que estamos, somos muy optimistas con respecto al futuro de la infraestructura en la Argentina, de la economía en general y el empleo.

Dejá tu comentario