Vinos, en busca de nuevas experiencias

Edición Impresa

Para atraer a las nuevas generaciones, el mundo del vino explora experiencias asociadas al arte, la gastronomía y el turismo.

Es evidente que el mapa del consumo de vinos en Argentina cambió y quedó muy atrás la estadística de los 90 litros per cápita al año (según los registros de la década del 70). Tampoco es igual el panorama vitícola: nuevos cepajes, nuevas regiones productoras que se suman en todo el país y, por encima de eso, innovaciones enológicas que buscan captar a los consumidores más jóvenes.

Las bodegas son conscientes de una nueva era de consumidores: menos leales, más exigentes y deseosos de innovaciones. Es así como planean sus estrategias de acercamiento apelando a canales no habituales e incursionando en otros segmentos.

Ignacio Inchausty, gerente de Marketing de Rutini Wines, comenta que en los últimos años participaron de acciones vinculadas a la cosmética, acompañando presentaciones de empresas de ese rubro; "también asociamos nuestras marcas de vino al arte con lanzamiento de muestras en galerías y museos, incursionamos en el segmento automotor con presencia en el Salón del Automóvil y en carreras de regularidad de autos clásicos", comentó.

Comida y turismo

Otros grandes socios del vino, en su búsqueda de mayor contacto con el nuevo consumidor, han sido la gastronomía, la hotelería y el turismo. Por otra parte, en el mundo del turismo, la vitivinicultura argentina ha dado pasos importantes y hoy puede considerarse uno más de los canales de venta del vino.

La trilogía vid-vinos-bodegas es un combo ideal para los viajeros entusiasmados por vivir experiencias que los acerquen a los paisajes y a los productos que identifican un lugar. Así se planifican propuestas que incluyen posadas entre los viñedos, festivales temáticos, maratones y rally por las bodegas, paseos en bicicleta, torneos de polo, Día del Malbec, Semana del Torrontés y hasta cruceros especialmente diseñados para los amantes del vino.

Conocimiento y placer

Todas estas propuestas enoturísticas apuntan a satisfacer los más exigentes gustos y darles placer a los sentidos, sabiendo que el consumidor está ávido de información y aprecia profundizar su conocimiento del mundo del vino, en especial con el respaldo y el acercamiento de enólogos y especialistas.

Ramiro Palmeyro, Sommelier Brand Ambassador, que participará en el viaje temático que Costa Cruceros lanzó para amantes del vino comentó: "El consumidor de vino cambió, son cada vez más jóvenes, están más informados, exigen varietales, regiones y hasta tiempos de crianza a la hora de elegir un vino en una vinoteca o restaurante".

Por su parte, la Lic. María Alejandra Bidaseca, directora de Winexperts de Argentina, señaló: "Los consumidores buscan experiencias inolvidables, lo que obliga a las compañías a ser cada día más innovadoras y ofrecer productos con mayor valor agregado".

Nuevas experiencias, conocimiento e información brindada por especialistas, entre otras, parecen ser las apuestas de las bodegas y la industria del vino, en general, para lograr atraer a los jóvenes y recuperar el espacio que el vino tenía en la mesa argentina algunas décadas atrás.

Dejá tu comentario