‘‘Zagreb o Praga, ideales para ir de luna de miel’’

Edición Impresa

Llegó de París al barrio de Belgrano cuando tenía 3 años. No le fue fácil ser el «distinto», un chico francés de familia judía en Buenos Aires. En el fútbol de la calle y el barrio, encontró la manera de argentinizarse. Fanático de River, su padre fue vicepresidente de la institución, en la época gloriosa, dice con orgullo. La escuela primaria la hizo en el colegio francés, en la secundaria quiso salir de tanta estructura y estudió en el Roca.
Jean Pierre Noher supo adaptarse a dos mundos diferentes, el de tener amigos de hijos de diplomáticos y asistir a funciones en el Colón, junto a su familia; con el otro, el de la cancha y la pelota en la calle. El combo judeo-franco- argentino, supo capitalizarlo, cuando comenzó a estudiar actuación con Agustín Alezzo. Sólo en Brasil, lleva filmadas 14 películas, 4 novelas, miniseries y en estos momentos conduce Cone Sul, programa sobre cine latinoamericano. Este año, estrenó dos películas «El mal del Sauce» y «Las Voces», mientras espera la salida al aire de «Quitapenas», unitario de Telefé.
Periodista: De París a Buenos Aires, ¿por qué?
Jean Pierre Noher: Mi madre vino a la Argentina con mi abuela, huyendo del nazismo. Después volvió a Francia, conoció a mi padre y se casó. Nació mi hermana, después yo, y decidieron venir a Buenos Aires, donde se había quedado mi abuela. Fue un largo viaje en barco.
P.: ¿Disfrutás viajar?
J.P.N.: Me encanta, cuando pasan dos o tres meses que no viajo me pongo nervioso (ríe). Viajo todo el tiempo, tanto por el país, como por el exterior. Además, no me molesta hacer valijas.
P.: ¿Qué te aporta un viaje?
J.P.N.: Te abre la cabeza, te conecta con otras experiencias, alimenta la energía. A mi hijo le inculqué mucho el viajar y aprender idiomas.
P.: Recorriste el mundo ¿estuviste en los cinco continentes?
J.P.N.: Sí, aunque de Africa, sólo conozco Marruecos y alguna escala.
P.: ¿Lugares exóticos?
J.P.N.: Kanarana, en el Amazonas, más exótico imposible.
P.: Muchos viajes ¿más trabajo o placer?
J.P.N.: Trabajo, en su mayoría. Por placer he viajado mucho antes, igual cada tanto voy a París a ver a mi familia, y a Madrid, a mis sobrinos. También a Nueva York, que me gusta mucho.
  • Romántico
    P.: ¿Lugar preferido?
    J.P.N.: Zagreb, Croacia. Es como entrar en la Edad Media. Andar por esas callecitas pequeñas donde caminaba Mozart y escuchar su música. Muy romántico y bien acompañado. Es ideal para irse de luna de miel, al igual que Praga. Son ciudades con magia, y poesía.
    P.: Exceptuando la Argentina ¿vivirías en...?
    J.P.N.: Río de Janeiro.
    P.: ¿Por amor a la playa o al calor?
    J.P.N.: Ambos. Vivir a la beira do mar (orilla del mar), en primera fila. Caminar por la costa es increíble. La playa está relacionada con las vacaciones.
    P.: ¿Qué haces como viajero?
    J.P.N.: Disfruto ir a un show, sambar, la bossa nova, ir a bailar. No me gusta hacer vida de turista, en cada lugar me gusta sentirme parte. Si voy a París, elijo alquilar un departamentito, ir a un bar que conozco, comprar una baguette y un queso.
    P.: De la Argentina ¿un lugar?
    J.P.N.: Hay muchos, y con las giras descubrís que nuestro país es increíble. Un lugar que me encantó, Tolhuin, último rincón del continente, antes de irte a la Antártida. Respiras el aire más puro del mundo, lo recomiendo para ir a partir de primavera.
    P.: ¿Viajero cómodo o te animás a mochilero?
    J.P.N.: Me gusta vivir bien, de joven me animé a la mochila, pero ya no más. Tengo un grupo de amigos que cada Semana Santa vamos de campamento dos días a Mar de las Pampas, yo ya me borro de las carpas, me voy a dormir a un bungalow.

  • Entrevista de Sara Louzán

    El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

    Dejá tu comentario