Mundo

EE.UU. reabre la puerta a una intervención en Venezuela

Washington - Los cancilleres de los 19 países signatarios del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) fueron convocados ayer a reunirse durante la segunda quincena de este mes para tratar el “impacto desestabilizador” de la crisis en Venezuela.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela votaron a favor de activar el órgano de consulta del TIAR en una sesión del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Costa Rica, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay se abstuvieron.

El acuerdo, suscripto en 1947, es un pacto de defensa mutua que considera que “un ataque armado por cualquier Estado contra un país americano será considerado como un ataque contra todos los países americanos” y obliga a los firmantes a “ayudar a hacer frente” a dicha agresión. Lo suscribieron solo 24 de los 35 países miembros de la OEA, y seis de aquellos renunciaron luego (México, en 2002, y Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, en 2012).

No obstante, en julio pasado, la Asamblea Nacional venezolana liderada por el opositor Juan Guaidó, que considera ilegítimo el gobierno de Nicolás Maduro, aprobó su regreso.

Gustavo Tarre, designado por Guaidó como delegado de Venezuela en la OEA, dijo que se buscará que la reunión de cancilleres del TIAR se realice al margen de la 74 Asamblea General de las Naciones Unidas, que se abre el 17 de septiembre en Nueva York.

Según el TIAR, también conocido como Tratado de Río por su adopción en esa ciudad en 1947, los cancilleres pueden tomar medidas que van desde la ruptura de las relaciones diplomáticas hasta el empleo de la fuerza armada.

Estados Unidos, cuyo embajador ante la OEA, Carlos Trujillo, negó el martes que la activación TIAR tenga como objetivo usar la fuerza militar, celebró la decisión, que consideró un apoyo a los esfuerzos de Guaidó para sacar del poder a Maduro y realizar nuevas elecciones.

Durante la sesión en la OEA varios países señalaron su descontento. Costa Rica intentó sin éxito que se aprobara una enmienda a la resolución excluyendo el uso de la fuerza armada como alternativa. Entre los no miembros del TIAR, Bolivia se retiró de sala, mientras Uruguay dijo que la situación actual en Venezuela no da lugar a la activación del tratado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario