Mundo

EE.UU. y los talibanes, más cerca de un armisticio (pero la violencia no cede)

Luego de meses de estancamiento, las dos partes consensuaron el repliegue, al mismo tiempo que la organización islamista se comprometió a no alojar a más organizaciones terroristas. Mientras tanto, continuaban los atentados en Kabul.

Kabul - Estados Unidos y los talibanes dieron este lunes un largo paso hacia un acuerdo de paz que prevé la retirada de unos 5.000 soldados norteamericanos y el cierre de 5 bases de Afganistán, al cabo de una negociación que se desarrolla en medio de atentados con bombas y ataques masivos lanzados por grupos terroristas.

El representante especial estadounidense para los esfuerzos de Paz, Zalmay Khalilzad, presentó al gobierno afgano en Kabul una copia del borrador del acuerdo con los talibanes para que lo someta a consultas, después de que este fin de semana concluyera la novena ronda de negociaciones en Doha.

“Estamos en el umbral de un acuerdo que reducirá la violencia y abrirá la puerta para que los afganos se sienten juntos a negociar una paz honorable y sostenible, para un Afganistán unificado y soberano que no amenace a Estados Unidos, a sus aliados ni a ningún otro país”, escribió Khalilzad en Twitter.

La Casa Blanca está dispuesta a retirar unos 5.000 solados en un período de 135 días para luego discutir nuevas reducciones hasta llegar a la mitad de los 14.000 que tienen desplegados en el país, pero los talibanes pretenden la salida de todas las tropas norteamericanas y las de la OTAN.

A cambio de estas reducciones, los talibanes parecen listos para comprometerse a reducir la violencia en Kabul y en la provincia septentrional de Parwan, donde se encuentra la mayor base de las fuerzas internacionales. También asumirían el compromiso de no volver a dar refugio a ninguna organización terrorista.

Khalilzad presentó el proyecto de acuerdo al presidente afgano, Ashraf Ghani, quien no es reconocido por los talibanes. “Todos los detalles importantes del borrador del acuerdo entre los talibanes y Estados Unidos” fueron compartidos esta tarde por Khalilzad, manifestó en una declaración a la prensa el portavoz presidencial afgano, Sediq Sediqqi.

El diplomático estadounidense aclaró a su turno que la firma de cualquier acuerdo estará condicionada a la aprobación del presidente Donald Trump.

De acuerdo con algunos analistas, se teme que el acuerdo puede empujar al país a una guerra civil, si no se garantiza una retirada escalonada de las tropas o la reconciliación nacional.

Es decir que puede marcar el fin de una guerra iniciada con la ocupación de 2001 y abrir el paso a otra entre afganos.

Toda estas negociaciones se llevan a cabo en medio de fuertes expresiones de violencia.

Este lunes, un coche bomba explotó cerca de un complejo residencial en Kabul en el que suelen alojarse contratistas militares extranjeros durante sus estancias en la capital afgana.

El atentado fue reportado cerca de Green Village, un complejo de alta seguridad en el este de Kabul, informó en la red social Twitter el portavoz del Ministerio de Interior afgano, Nasrat Rahimi.

A causa de este ataque murieron cinco civiles y otros 50 resultaron heridos, informó en un comunicado el portavoz del Ministerio de Interior afgano, Nasrat Rahimi.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario