Negocios

Efecto crisis: la incertidumbre económica impacta en la búsqueda de talento

El mercado laboral se encuentra en un estado de estancamiento. Las empresas buscan menos y para puestos y con perfiles específicos. Mientras que los profesionales temen que el cambio de empleo no los favorezca en su bolsillo. Crece el interés de compañías extranjeras por los talentos locales, y de éstos por emigrar. 

“Mejor malo conocido, que bueno por conocer”, dice un viejo refrán. Y eso es lo que parece estar primando entre muchos trabajadores, particularmente en los ejecutivos, a la hora de decidir cambiar de empleo. La incertidumbre económica, especialmente la inflación y los ajustes salariales, están teniendo un impacto negativo en la atracción de talentos, que no se animan a dar el salto hacia otras compañías en búsqueda de nuevas oportunidades y desafíos.

Un indicador relevante surge de un estudio que realizó la consultora Adecco Argentina, que refleja que el 92% de los sondeados cree que es cada vez más difícil conseguir empleo en el país y más de la mitad se considera inseguro debido a su situación laboral. Ésto pese a que el 75% responde que su actual trabajo no era aquel que soñó alguna vez.

Más datos. El 93,3% reconoce haber ajustado gastos, y casi el 96% asegura que el salario ya no rinde como hace algunos años atrás. El 70% respondió de forma categórica por una oferta salarial superior a la que recibe en la actualidad sería la principal causa para cambiar de empleo. Sin embargo, las dudas sobre el presente y el futuro de la economía les impide tomar la decisión de buscar otro trabajo y prefieren quedarse en su actual posición.

“En los últimos meses notamos que está siendo muy difícil convencer a ejecutivos para que dejen la empresa en la que están actualmente y se pasen a otra compañía”, revela Lucrecia Airaldi, managing partner de EMA Partner Argentina, una de las más grandes compañías globales de head hunters. Y añade: “En este momento lo que estamos notando es que los ejecutivos prefieren frenar su crecimiento profesional en vez de arriesgarse”.

Fernando Terrile, director de selección en Airaldi – Smart Human Connections (socia local de EMA Partner Argentina), explica que se evidencian dos factores: “Uno que tiene que ver con la situación económica, con la crisis, y las elecciones. Y por otro lado, pero vinculado, está puntualmente la inflación”. “Lo que sucede es que el candidato hoy piensa dos veces antes de cambiar de empleo. Por varios motivos. El principal es porque prefieren ir a lo seguro, y lo seguro es quedarse donde están. Ante un cambio de empleo, la antigüedad laboral y la trayectoria en la empresa pesa. Aparte, luego de estar años en una empresa se establecen relaciones, por lo que tomar la decisión de irse se vuelve más difícil”, indica.

Según los expertos, situaciones como ésta ya se vivieron durante la crisis de 2001 -aunque en niveles muy inferiores- y antes de las elecciones de 2015 “cuando surgió mucha incertidumbre porque claramente se notaba que había dos propuestas, y eso es lo que se está notando también ahora”. Es por eso que estiman que esta lenta dinámica en el mercado laboral continuará al menos hasta los comicios de este año en las que se defina si el Gobierno actual continúa, o se impone otra propuesta.

La situación de estancamiento en el mercado laboral se da por motivos bidireccionales. Por un lado, la cantidad de búsquedas que hacen las empresas bajó. Aunque las compañías tienen como modalidad atraer talentos para sortear la crisis, generar cambios, y traer nuevas ideas. “Claramente, en momentos como éste, se buscan perfiles que sepan contener y motivar a los equipos”, sostiene Airaldi. Y Terrile agrega: “Están buscando perfiles específicos para cambiar un poco la forma de hacer las cosas”. Lo más demandado en el mercado son los puestos vinculados a las áreas de tecnología, y también se buscan reemplazos para cargos vacantes. La ampliación de las plantillas, a diferencia de otros años, no es una política hoy de las organizaciones.

Desde el otro lado, el de los profesionales, la dificultad se genera porque cuando se encuentra ese talento es más difícil atraerlo. El principal motivo es la falta de certezas sobre cuánto percibirán de salario. “Lo que está pasando, si bien todas están ajustando por inflación las propuestas, no todas lo están haciendo en la misma escala ni en los mismos momentos. Lo que le termina pasando a un postulante al cambiar de empresa, es que en el corto o mediano plazo puede tener una pérdida del salario real porque el salario que le van a aumentar en la nueva empresa puede ser menor al que le iban a pagar de incremento en la anterior”, ejemplifica Terrile. Los especialistas recomiendan a sus candidatos hacer una exhaustiva investigación sobre las posibilidades salariales en ambas empresas, y a compañías hacer un propuesta acorde al momento y al interés por el talento que se quiere reclutar.

Asimismo, se da otro fenómeno producto de la situación económica. Es el interés de compañías del exterior por llevarse a los profesionales locales. “En 2015 estábamos en una situación de repatriación y hoy se está dando a la inversa. Los sueldos ejecutivos van cambiando muchísimo, por lo que en este momento la opción de una oferta del exterior es muy tentadora”, comenta Airaldi.

Cabe recordar un informe publicado por este medio en noviembre del año pasado. Si bien no hay estadísticas precisas al respecto, quienes estudian el fenómeno migratorio estiman que hay entre 150.000 y 180.000 profesionales argentinos viviendo fuera de nuestras fronteras. Un relevamiento de la reclutadora PageGroup indicó que “por el deterioro de los salarios ejecutivos, como consecuencia de los desequilibrios macroeconómicos, y un mayor interés por completar la formación con una experiencia”, casi un 40% de los profesionales argentinos está dispuesto a emigrar.

En concreto, el 37% de los consultados expresó que aceptaría una propuesta laboral proveniente del exterior; dentro de este grupo, un 40% dijo que su principal motivación sería percibir ingresos en monedas más estables o confiables. En ese entonces, el dólar cotizaba por debajo de los $ 40. Hoy está por encima de los $ 46. Y además, la inflación sigue sin dar tregua en la puja con el poder adquisitivo.

“Hoy es más fácil presentar candidatos argentinos afuera de lo que era antes”, indica Airaldi. Mientras que Terrile agrega que “hoy hay muchas empresas del exterior que están buscando talento argentino”. También cambió la postura de los profesionales: antes dudaban, ahora plantean abiertamente su deseo de emigrar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario