Finanzas

Efecto Trump sacudió a mercados del mundo, que se hundieron hasta 3,6%

El Nikkei japonés cayó un 2,1% y Hong Kong retrocedió un 2,5%. El DAX alemán, muy sensible al comercio, y el CAC 40 francés perdieron más de 3%, tocando el último mínimos de dos meses. A su vez, los principales índices de Wall Street cedieron hasta 1,3%.

Las nuevas sanciones comerciales contra China anunciadas por Donald Trump tomaron por sorpresa a los mercados mundiales, hundiendo las bolsas y disparando valores refugio como el yen.

Wall Street cayó hasta 1,3% (Nasdaq), tras los derrumbes en los mercados asiáticos: Tokio se hundió un 2,1% y Hong Kong un 2,5%. La bolsa neoyorquina sufrió su mayor derrame semanal del año

A su vez, las principales plazas europeas se desplomaron más del 3% en el caso de Fráncfort (-3,1%) y París (-3,6%). Londres cedió el 1,8% y Milán, tras un "incendio" de -2,36%, redujo sus pérdidas a -1.6%, pero sin embargo perdió en una sola sesión 14 mil millones de euros.

"El que quiera calificar los movimientos en los mercados de estas últimas 24 horas estaría en el derecho de afirmar que acaban de experimentar un 'latigazo'", resumió Michael Hewson, un analista de CMC Markets.

En unos mercados apenas recuperados de una reunión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense que le supo a poco, el anuncio del presidente de Estados Unidos cayó como un vaso de agua fría.

Trump anunció la imposición de aranceles del 10% a importaciones chinas por valor de u$s300.000 millones a partir del 1 de septiembre, escalando una prolongada y perjudicial guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales. China dijo que se verá obligada a tomar represalias.

Los precios del cobre sufrieron su mayor baja semanal desde mayo, ya que más aranceles a las importaciones chinas agravarían la disputa comercial, debilitarán el crecimiento económico y la demanda de metales.

El abrupto fin a la tregua en la disputa comercial coronó una semana crítica para los mercados mundiales, después de que la Reserva Federal recortó las tasas de interés pero rebajó las expectativas de nuevas bajadas más adelante.

Respuesta china

Pekín acusa al magnate de violar con los nuevos impuestos el acuerdo que había firmado con el presidente chino, Xi Jinping, en el marco del G7, en junio pasado, para la reanudación de las negociaciones que se habían interrumpido en mayo.

La portavoz del ministerio del Exterior chino, Hua Chunying, advirtió en Pekín que si Washington impone las tarifas "deberá tomar las medidas necesarias para defender de manera resuelta sus intereses clave".

"No queremos combatir pero no tenemos temor de hacerlo", agregó. Además, invitó a Estados Unidos a "abandonar sus ilusiones, corregir sus errores y retomar las consultas sobre una base de igualdad y respeto recíproco".

Sin embargo, China posee pocas municiones en su arsenal. Trump ya le había impuesto gravámenes del 25% sobre 250 mil millones de productos chinos y Pekín había respondido con medidas similares sobre productos estadounidenses, equivalentes a 110 mil millones de dólares.

Ahora, el mandatario estadounidense hizo más que redoblar la apuesta, pero a Pekín todavía le falta aplicar impuestos sobre otros 50 mil millones de exportaciones de Estados Unidos.

Por otra parte, hay otras medidas de represalias asimétricas. Como la de ralentizar los trámites aduaneros para las empresas estadounidenses, prohibir las licencias en seguros y en otros campos, crear una "lista negra" de empresas extranjeras o vender parte de los títulos de la deuda estadounidense, aunque con eventuales efectos boomerang.

El aumento de los impuestos afectará los precios minoristas de los bienes de consumo, desde indumentaria y calzado hasta teléfonos celulares (especialmente de Apple).

Por lo tanto, en primer lugar no pagará China, como se obstina en sostener Trump, sino los consumidores. El magnate explicó que desea introducir nuevas tarifas porque las negociaciones, retomadas días pasados, son muy lentas y porque Pekín no respetó dos promesas: prohibir la venta de Fentanyl en Estados Unidos, el opiáceo que provoca centenares de muertes en el país y la adquisición de una gran cantidad de productos agrícolas estadounidenses, en particular, soja.

Esta última promesa es la que más obsesiona a Trump ya que no quiere perder el apoyo de los granjeros para su reelección. Además, teme que Pekín esté jugando a perder el tiempo confiada en una posición de Washington más conciliadora en plena campaña electoral -cuando deberá rendir cuentas de sus promesas- o en la victoria de un candidato demócrata en las presidenciales de 2020.

Pero, amenazó Trump, "si gano yo, el acuerdo que obtendrán será mucho más duro del que estamos negociando ahora...o no habrá ningún acuerdo". Un eventual "no deal" aumentaría las repercusiones de aquel sobre el Brexit, con no pocas consecuencias para los mercados de todo el mundo.

Efectos en el mercado

En primera línea en materia de comercio internacional, las materias primas y el sector del automóvil pagaban el precio más alto, como ArcelorMittal, Peugeot y Renault en París, Glencore en Londres y BMW en Fráncfort.

"No es difícil entender hasta qué punto esta brusca escalada tomó a los mercados por sorpresa" en un momento en el que esperaban que "la reanudación de las negociaciones desembocaría, como mínimo, en un corto período de alto el fuego", agregó Hewson.

"Esto sugiere más problemas para la economía mundial", opinó por su parte el analista Andreas Lipkow.

"Desafortunadamente el presidente Trump no sigue los esquemas clásicos", apuntó Hewson, y su gesto de anoche "podría también darle el dólar más débil que busca con claridad".

"Podrían ser los nuevos aranceles un contragolpe de Donald Trump a la Fed", a la que criticó por su política poco acomodaticia, para "crear incertidumbre y tensiones suplementarias que la empujen a bajar más sus tasas en la próxima reunión", se preguntó asimismo Christopher Dembik, responsable de investigación económica en Saxo Banque.

El banco central estadounidense recortó sus tasas un cuarto de punto el miércoles, pero Trump, que había pedido una bajada "fuerte", reaccionó rápidamente para mostrar su decepción.

Los inversores más inquietos privilegiaron por su parte los activos considerados refugio en caso de turbulencia.

En el mercado obligatario, el del Bund, el bono alemán a 10 años que sirve de referencia en el mercado, se hundía en territorio negativo, encadenando récords hasta casi -0,5%.

También suma tensión la incipiente disputa comercial entre Japón y Corea del Sur: Tokio decidió hoy remover a Seúl de la lista de países que gozan de un tratamiento preferencial en las exportaciones y Seúl le pagó con la misma moneda, ya que amenazó con dejar sin efecto un pacto militar en materia de inteligencia.

En cambio, llega una señal de distensión en las relaciones entre Washington y la Unión Europea: Trump anunció la firma de un acuerdo para vender más carne bovina estadounidense al bloque.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario