El 53% de los habitantes de la Villa 31 son extranjeros
• EL 53% DE LOS HABITANTES DE LA VILLA 31 SON EXTRANJEROS LA MAYORÍA PROVIENE DE PARAGUAY, BOLIVIA Y PERÚ.
• TAMBIÉN HAY DE NIGERIA Y CHILE.
 ía a día. Hoy viven allí 40 mil personas, de las cuales un 47% son argentinos y un 53%, extranjeros.

Así lo arrojó un relevamiento realizado por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad el mes pasado, en el contexto de elecciones de consejeros y delegados para la villa.

Sin embargo, extranjeros y argentinos están distribuidos en forma desigual a lo largo y ancho de este asentamiento. Por un lado, si se toma sólo la zona conocida como Villa 31 bis, la población extranjera alcanza allí al 76% de los habitantes, mientras que el restante 24% son argentinos. Se trata del sector con más gente del asentamiento y el que más creció en los últimos seis años. Allí, las diferentes comunidades conviven entre los sectores conocidos como Playón Este, Playón Oeste, Ferroviario, Cristo Obrero y Autopista, zonas linderas a la avenida Del Libertador.

Por otro lado, mirando al puerto, está el sector de la Villa 31 que abarca a los barrios conocidos como Güemes, YPF, Comunicación e Inmigrantes. Allí la población extranjera es del 24%. El otro 76% son argentinos, tanto porteños como del interior del país, en su mayoría provenientes de Jujuy y de Formosa.

Incluso, de los 10 consejeros recientemente elegidos, los cuales hacen de nexo entre las autoridades locales, nacionales y la villa, siete son de otros países, dos del interior y uno porteño.

Gonzalo Mórtola, coordinador del Programa de Mejoras de las Villas 31 y 31 Bis, explicó que si bien el grupo de inmigrantes más numerosos lo conforman los paraguayos, bolivianos y peruanos, hace un tiempo que a metros de la villa, en lo que son los terrenos del ferrocarril San Martín, residen 30 nigerianos, algunos brasileños y también chilenos. Hoy se calcula que en este asentamiento, ocupado desde 2010, viven unas 4 mil personas.

Esta elección de Buenos Aires como lugar de residencia para extranjeros se traduce en un importante aumento demográfico en la Villa 31. En 1995, cuando se inauguró el primer tramo de la Autopista Illia, residían solamente unas 7.951 personas en ese asentamiento. Datos oficiales indicaban que en 2010 la habitaban 26 mil personas. Hoy lo hacen 14 mil más.

De todas maneras, los extranjeros no se concentran sólo en la zona de Retiro. Un calco de este boom de residentes se da en otros barrios marginales de la Ciudad. Por ejemplo, en la Villa 1-11-14, en el barrio del Bajo Flores, donde el grupo más numeroso es de origen peruano.

A pasos agigantados, para arriba y sin límites crece hoy la 31. Mientras tanto, está el difícil desafío de urbanizarla. Hasta ahora, se hicieron unos 7,5 kilómetros de infraestructura, en una villa que está en jurisdicción de la Nación, lo que complica al Gobierno de la Ciudad para trabajar en varios de los sectores.