Edición Impresa

El adiós al primer bono emitido en la era Macri

El Gobierno despidió ayer a uno de los primeros bonos emitidos durante la era Macri, al concretar el pago del Argentina 2019 (AA19) por unos u$s2.750 millones. Este fue el primer vencimiento de los cuatro bonos en dólares emitidos en abril del 2016 para saldar la deuda con los holdouts, lo que permitió que el país saliera del default técnico al cual había ingresado en 2014. En su momento, esta colocación se entendió como una señal para los mercados internacionales, dado que fue la primera emisión del país en los mercados de deuda internacionales en 15 años.

En dicha oportunidad, el equipo económico de Mauricio Macri, con Alfonso Prat-Gay a la cabeza del entonces Ministerio de Hacienda y Finanzas, logró colocar u$s16.500 millones a 3, 5, 10 y 30 años a una tasa promedio del 7,14%. En el caso del AA19, el rendimiento fue del 6,25%, devengando intereses que pagaban semestralmente. Un jugador clave para esta operación fue Luis Caputo, exsecretario y ministro de Finanzas. El también expresidente del Banco Central fue parte de las negociaciones con los fondos buitre y desde una de las oficinas de los bancos colocadores logró que el país accediera a una tasa inferior a la que le correspondía pagar a la Argentina. Vale recordar que las propuestas ascendieron a u$s 68.600 millones gracias al fuerte interés que despertó la Argentina con el cambio de Gobierno.

El pago de este bono está facilitado por los desembolsos realizados por el FMI, que garantizan el pago de capital e intereses hasta 2020. Lo que no permite el organismo es que se utilicen dichos fondos para las subastas de u$s60 millones diarios que está realizando el Banco Central a cuenta del Tesoro o para eventuales ventas particulares de divisas en la plaza cambiaria. Es decir, estas operaciones corren por cuenta del gobierno, considerando que el Banco Central tiene unos u$s25.000 millones de reservas propias con este fin. En esta línea, las reservas internacionales cayeron ayer u$s 3.861 millones a u$s72.798 millones por el pago del bono y los intereses (que pagan semestralmente) de los títulos con vencimiento en 2021, 2026 y 2046 por u$s3.339,2 millones. También se cancelaron los intereses de los Bonar 2025 y 2025 por u$s237 millones.

Actualmente, los inversores están a la expectativa de las novedades que surjan de las encuestas sobre las elecciones presidenciales, ya que cierta información sobre que el oficialismo no tiene asegurada la reelección encendió las alarmas con respecto al futuro de los vencimientos de deuda. En medio de una tendencia creciente del riesgo país, que el lunes tocó un récord en 5 años, se espera conocer las distintas posturas que tendrán los candidatos con respecto a una potencial renegociación del acuerdo con el FMI, considerando que el “seguro” está vigente hasta 2020. Esta herencia quedará a cargo de quien tome las riendas a partir del 10 de diciembre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario