Espectáculos

El ataque a la AMIA recordado en una sensible exposición

La muestra combina estilos y disciplinas diferentes sobre obras de artistas argentinos y latinoamericanos. Concluye con el rescate documental de la chilena Jarpa y la joven Rojas Mugica.

La galería Rolf presenta una exhibición colectiva dedicada a recordar el 25° aniversario del atentado a la AMIA, la Asociación Mutual Israelita Argentina, con obras de los artistas argentinos Graciela Sacco, Marcelo Brodsky, Santiago Porter, RES, Silvia Rivas, Juan Travnik, Cristina Piffer y Celeste Rojas Mugica; de la chilena Voluspa Jarpa, y del colombiano Oscar Muñoz.

Al ingresar a la sala de exhibiciones se divisa un sólido bloque de escombro, un fragmento de la fachada de la AMIA que, en el contexto de la galería, se percibe como un monumento. A su lado, una fotografía de Marcelo Brodsky completa la instalación del artista: revela el lugar que ocupaba el bloque en el frente del edificio de granito negro, antes del estallido de la bomba. Sobre el granito hay un ángulo desbastado, una parte del diseño de la letra A de la sigla AMIA. En otra imagen, el mismo bloque se recorta sobre las aguas del Río de la Plata, el lugar donde fueron a parar las toneladas de escombros luego del derrumbe.

La estética de los monumentos cambió mucho en estos últimos años. Las superficies abstractas con los nombres de las víctimas suplantaron las trágicas escenas del clasicismo o la modernidad. Pero el artista, con un inspirado gesto poético y la estrategia del objet trouvé, supo encontrar un resto, un testimonio representativo del mayor atentado de violencia de la historia argentina: el estallido de una bomba que provocó la muerte de 85 personas y todavía permanece impune.

Si bien la imagen retorcida de una máquina de escribir de RES resulta significativa por el grado de destrucción y el dramatismo, el resto de las obras mantiene una relación relativamente distanciada con el horror. La galerista Florencia Giordana Braun trabajó en la curaduría de la muestra junto a su equipo y explica que “Falta compartida”, título que lleva la exposición, es una abierta referencia a la ausencia y la falta de respuestas a los interrogantes todavía vigentes. Gran parte de estos artistas trabajan el tema de la memoria. No obstante, ellos han renunciado a presentar obras oficialmente “conmemorativas” y más bien “aspiran a ofrecer reflexiones estéticas y poéticas sobre la memoria”, según observa Giordana Braun. Como Porter, que fotografió objetos de la vida cotidiana que pertenecieron a los muertos. Una pelota o un simple par de antejos avivan el recuerdo de quienes no los olvidan. Piffer, por su parte, presenta dos contundentes mensajes, “La barbarie está maldita” y “Ni los despojos de sus muertos”. La potencia de estos enunciados contrasta con la estética evanescente del material empleado: impresiones de grasa blanca sobre papel de algodón también blanco.

Juan Travnik es un fotógrafo que ha registrado de modo más o menos directo la violencia que cruza la historia argentina de las últimas décadas. Hay en la exhibición una melancólica imagen en blanco y negro. Sentada sobre una baranda de una decadente arquitectura art déco, una triste jovencita balancea sus pies desnudos. En los videos de Silvia Rivas corre el agua enrojecida y corre también la gente. Los cuerpos impresos sobre telas transparentes, de Graciela Sacco, flotan como fantasmas en el medio de la sala.

Con estos retazos de recuerdos, como el rostro reflejado en una mano de Muñoz, que oficia de cuenco y tiende a desaparecer, los artistas demuestran su capacidad para expresar cuestiones que resulta difícil decir con palabras. Y estas últimas dos obras aluden a la memoria que resguarda el cuerpo.

La muestra concluye con el rescate documental de la chilena Jarpa y la joven Rojas Mugica. Con su condición casi eterna, el arte permite adivinar qué cosas del pasado sobreviven intactas en nuestro presente. El tiempo de esta exposición donde se mezclan estilos y disciplinas diferentes,trasciende los veinticinco años; es el tiempo expandido del arte.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario