Economía

El Banco Central y el Plan Leliq



La regla parece bien clara: tasa de crecimiento del 0% de la base monetaria. Cualquiera debería entender que esta regla del Banco Central implica que no se imprimirá un solo peso más. Pero, ¿es realmente así? Respuesta rápida: no.

El programa de la banda de flotación del dólar, que hoy se encuentra entre $ 34 y $ 44, debutó con éxito. Pero fue un éxito a un altísimo precio.

El día lunes, si bien no hubo intervención por parte del Banco Central, el Banco Nación hizo el trabajo. El día martes no hubo intervención, pero se continuó aspirando pesos a través de este nuevo instrumento llamado "Letras de Liquidez" o Leliqs. Los tres primeros días de la semana vimos un retroceso del dólar. ¿Es esto alentador? Veamos.

Entre lunes y martes el BCRA aspiró $ 120.000 millones a través de las Leliqs. A diferencia de las Lebacs, las Leliqs tienen un plazo de 7 días y sólo los bancos pueden acceder a ellas. La cuestión es que para retirar esos pesos de circulación hubo que pagar tasas promedio en la zona del 6% mensual. Está claro que esto no es sostenible y parece una victoria pírrica.

¿Qué chances de cortar el problema existente? El Gobierno tiene como máximo dos meses para que este plan funcione. Caso contrario, quedará a la vista que lo único que se hizo fue cambiar deuda en Lebacs, por Letes, Leliqs y Lecaps a una tasa más alta. Con Letes y Lecaps patearon el problema 10 meses para adelante; con las Leliqs (que acumulan $400 mil millones), lo pasar a un plazo de 7 días.

¿Cómo puede inyectar pesos el BCRA? Si a través de las Leliq retira tantos pesos que empiezan escasear, esto podría forzar más ventas de dólares. De esta forma, si las ventas privadas empujaran al dólar a la banda inferior de $34, el BCRA podría recomprar dólares a este precio, inyectar pesos y empezar a pensar en bajar las tasas de interés. Esta sería una forma de inyectar pesos, y eludir su propia regla de no aumento de la base monetaria. Por esto, es esperable que el BCRA ponga un gran esfuerzo en forzar a los privados a "escupir" los dólares.

Dólar a $ 34 sumado a las retenciones le volvería a quitar competitividad al sector exportador. Con lo cual, el delicado equilibrio que intentará establecer el BCRA tendrá que ver con una calibración fina de menos pesos disponibles, baja de tasas, y un dólar que se mantenga más bien cerca de la parte inferior de la banda.

Los problemas aparecen si con todo el esfuerzo de las Leliq, el BCRA no logra que el mercado empiece a desprenderse de los dólares. En ese caso, habrá armado una bomba más corta y potente que las Lebacs, porque su crecimiento será más acelerado. Además de esto, no debemos olvidar que la emisión de Leliqs implica nueva emisión de pesos futura (a un ritmo del 100% anual).

La diferencia es que las Lebacs las tenía el público en general. ¿Resultará más fácil negociar con los bancos si no funciona el "Plan Leliq"? Probablemente. Da la impresión de que es el riesgo que están eligiendo correr.

Creo que resulta casi inevitable una nueva solución heterodoxa en la que a los bancos le transformen esas Leliqs por un bono en pesos a un plazo más lejano.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario