El Banco Nación relanzó los plazos fijos dólar linked para el agro (incentivo para liquidar)

Edición Impresa

El Banco de la Nación Argentina (BNA) relanzó ayer la opción de inversión en depósitos a plazos fijos para el sector agrícola atados a la variación de la cotización del dólar. Se trata de una alternativa que brinda cobertura cambiaria los productores con el objetivo de incentivar la venta de la cosecha. La decisión de volver a ofrecerla se tomó, según supo Ámbito, en diálogo con el Banco Central.

Así, estos plazos fijos dólar linked para el agro serán uno de los mecanismos con los que el Gobierno busca tentar a los productores a desprenderse de la soja que retienen como refugio de valor. El foco oficial está puesto en las reservas y, además de las importaciones récord, también monitorean los funcionarios la demora en la comercialización de la oleaginosa. Según cálculos del BCRA, habría una demora en la liquidación por el equivalente a unos u$s2.500 millones. Su vuelco al mercado será clave para el Central pueda mejorar su saldo comprador de divisas.

En un comunicado, el BNA señaló que se trata de “una propuesta orientada a ampliar la oferta de servicios financieros para personas y empresas que realizan actividades productivas relacionadas con el sector agrario” y agregó: “Este instrumento financiero permitirá profundizar los beneficios para los inversores del agro, ya que -desde el comienzo de la operatoria- destinaron $25.900 millones. Esta herramienta de ahorro es un incentivo destinadas a uno de los principales sectores del país en la generación de ingresos de dólares”.

Para esta herramienta de inversión a plazo con retribución variable, la tasa de interés sobre el capital invertido se calculará en función de la variación en la cotización del dólar oficial de dos días hábiles previos a la fecha de imposición hasta dos días hábiles previos al vencimiento. Si la variación resultase negativa, se aplicará tasa cero.

El capital a invertir es en pesos, atado al dólar, y el plazo de colocación cuenta con un mínimo de 60 días y máximo de hasta 370 días. El monto mínimo será de $1.500 y el monto máximo de $500 millones, y no podrá superar el doble de las ventas totales del titular del depósito, en cereales u oleaginosas, registradas a partir del 1 de noviembre de 2019.

Dejá tu comentario