Edición Impresa

El BCRA intentó calmar a inversores externos ante propuesta electoral K

La novedad política sacudió a analistas e inversores. Nadie tiene, aún, una lectura clara sobre las probables consecuencias. Por lo pronto, el ente monetario debió tranquilizar la ansiedad de fondos internacionales.

Fue ayer un día de furia para las mesas de operaciones y los analistas. Los teléfonos sonaron desde temprano y no pararon en todo el día. Hubo lluvia de mails y mensajes de WhatsApp. “Conference calls” para todos los gustos. Desde Wall Street llegaban los “researchs” con la visión externa de la propuesta electoral de CFK. Los clientes no paraban de buscar explicaciones ante la postulación de Cristina de Kirchner como vicepresidenta acompañando a Alberto Fernández. Claro que todo ello no se tradujo en el volumen operado en el mercado. Primero todos quieren entender de qué se trata y las posibles aristas que pueda tener sobre el escenario electoral.

Pero lo que sí quedó claro fue que la novedad detonó más preocupación que tranquilidad. El interrogante que recién se esperaba aclarar para dentro de un mes, finalmente se materializó: Cristina juega. Ahora los inversores quieren entender cómo lo hará y qué puede pasar en las PASO y en octubre. Prueba del clima que reinó ayer entre inversores, sobre todo extranjeros, fue que ayer la cúpula del BCRA tuvo que dar explicaciones y calmar a un nutrido grupo de fondos de inversión internacionales. Mientras que para los principales bancos de inversión de Wall Street la novedad fue calificada como “un inesperado y dramático giro de los acontecimientos”. Con livianas biografías intentaron “presentar en sociedad” al compañero de fórmula de CFK, Alberto Fernández.

Ayer sobre el cierre del mercado local el vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, fue el “anfitrión” y “voz cantante” de un importante grupo de inversores internacionales que llegaron de la mano de un banco norteamericano. También fueron de la partida los miembros de la representación local del FMI encabezada por Trevor Alleyne.

Cañonero, quien más conoce los vericuetos del Fondo, emitió un mensaje tranquilizador, de que el anuncio de CFK no impactará en la volatilidad cambiaria. Explicó que la entidad confía en estar preparada para el ruido político y la candida- tura de Cristina de Kirchner. Para el BCRA, según le transmitió Cañonero, ven el anuncio de CFK como positivo y para ello cuenta con un importante poder de fuego. Era obvio que el segundo hombre del BCRA no iba a brindar ningún dato concreto al respecto, por más que el audi- torio lo reclamó insistentemen-te. Quienes conocen la metodología del FMI, señalan que las llamadas “reservas netas”, conocidas como las NIR (según sus siglas en inglés) en la jerga del Fondo se ubican en torno a los u$s27.000 millones (aunque en la última revisión del FMI, la tercera de abril de este año, da cuenta que se ubican en u$s21.200 millones). Dice el reporte oficial: “Las NIR a fines de marzo eran de u$s21.200 millones, u$s1.100 millones por encima de la meta ajustada del programa”. De todos modos, sigue siendo un tema de debate entre los especialistas. Para dimensionar la discrepancia, se estima que entre los criterios del Fondo y los del mercado hay unos u$s7.000 a u$s8.000 millones de diferencia en contra, es decir, el mercado subestimaría las reservas netas.

Cañonero, apuntalado por la presencia de los hombres del Fondo, confió a los inversores que la volatilidad y tanto el dólar como las tasas bajarán en un futuro en la medida en que la inflación ceda terreno. Habrá volatilidad cambiaria, propia de un régimen de tipo de cambio flotante, pero evitando sufrir sobresaltos. O sea, una flotación sucia de la mano de la intervención del BCRA para evitar que la divisa suba en forma desmedida de un día para el otro. Para lo cual están dispuestos a vender las divisas necesarias. Esto provocó, nuevamente, interrogan- tes sobre el real poder de fuego del BCRA en el auditorio. Pero los labios de Cañonero ni se movieron. Según algunos de los participantes, la gente se fue tranquila después de escuchar a Cañonero, aunque espera ver cómo evolucionan las cosas para tomar decisiones. Para muchos la novedad fue un shock. Nadie lo oculta. Ello se reflejó en la lluvia de consultas que recibieron los gestores locales y externos. Hacía tiempo que no se veía tanto interés en un tema, y sobre todo, político.

Desde Wall Street se hicieron reseñas de la actuación de Alberto Fernández en la administración de Néstor Kirchner (2003-2007) y brevemente también en la de CFK (2008). “El hecho de que no fue el candidato presidencial (AF) quien anunció a su vicepresidente como candidato, sino que fue el candidato a vice (CFK) habla de la relevancia del rol del vicepresidente ante un posible triunfo electoral”, fue la lectura que hicieron desde Wall Street. Consideran a Alberto Fernández como un político peronista con un historial mixto de éxito electoral, pero de menor estatura política que CFK. Pero desde un punto de vista político, lo perciben como una figura más moderada, pragmática y menos divisiva que CFK.

Señalan que la lógica política y electoral detrás del anuncio (de CFK como vicepresidenta) no es lineal ni obvia, pero podría ser impulsada por el deseo de ampliar la base de apoyo político más allá del tradicional movimiento kirchnerista apelando a votantes independientes y más peronistas no kirchneristas y potenciales candidatos. “Es posible que el anuncio forme par-te de una estrategia política más amplia que incluya nuevos pa-sos para acercarse a otros posibles candidatos presidenciales peronistas, como Sergio Massa, que podría, por ejemplo, postularse para gobernador de la provincia de Buenos Aires; algo de eso ayudaría a aprovechar la boleta presidencial de Fernández/CFK”.

Los analistas de estos bancos de inversión internacionales dan cuenta de que no tienen claro cómo esta novedad cambiará la dinámica electoral y ni cómo Alberto Fernández hará cam- paña con un ex presidente, bien conocido, como su compañero de fórmula con más capital político, pero que al mismo tiempo tiene con mayores tasas de rechazo.

De ahora en más, afirman que “es clave para los inversores monitorear los movimientos políticos del kirchnerismo y del moderado Peronismo Federal y ver cómo reaccionarán los votantes (particularmente los independientes e indecisos) en las próximas encuestas a la nueva realidad política emergente”. A la vez aconsejan monitorear el papel que pueden desempeñar algunos asesores políticos más heterodoxos de CFK en la configuración del programa económico de Alberto Fernández, “un candidato que en el pasado fue un tanto crítico de algunas de las políticas más heterodoxas emprendidas durante la administración de CFK y que recientemente aconsejaron candidatos no kirchneristas (como Sergio Massa)”.

También consideran clave evaluar cómo reacciona la coalición del presidente Macri ante los eventos que se desarrollan y, finalmente, si replantean la estrategia de polarización contra CFK o sigue siendo apropiada cuando ya no está a la cabeza de la lista presidencial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora