Finanzas

El BCRA y el piso de la zona de no intervención

El esquema de política monetaria establecido por el BCRA en octubre del año pasado implicaba un compromiso de no crecimiento de la base monetaria hasta junio 2019, salvo en los meses de junio y diciembre que se ajustará por estacionalidad.

La meta monetaria se complementa con la definición de zonas de intervención y no intervención cambiaria. La zona de no intervención se definió inicialmente entre $ 34 y $ 44, ajustándose diariamente a una tasa de 3% mensual hasta fin de año. Para el primer trimestre del 2019 la tasa de ajuste será del 2%. Hoy esa zona de no intervención se encuentra entre $ 37,38 y $ 48,37.

Hace varios días que vemos al dólar coquetear con el piso de la zona de no intervención y el jueves terminó rompiendo el mismo. Ante esto el BCRA decidió salir a comprar u$s 20 millones. Recordemos que el plan cambiario incluye en estos casos la posibilidad de comprar hasta u$s 50 millones diarios con un máximo acumulado en el mes del 2% de la meta monetaria.

De esta forma vemos que para cumplir con la meta de no crecimiento de la base monetaria el BCRA ha absorbido por intermedio de las leliqs más de $ 800.000 millones, pagando actualmente tasas de 58%. Por otra parte, para cumplir con la zona de no intervención compra u$s 20 millones lo que obliga a emitir $ 746.1 millones. Por lo tanto mientras por una ventanilla retira dinero pagando altas tasas por la ventanilla siguiente inyecta pesos para comprar dólares.

El BCRA bien podría retirar menos pesos, convalidando una menor tasa y que sea esa expansión monetaria la que busque sostener el tipo de cambio. Está fresco en la memoria los años 2016 y 2017 cuando la entidad compraba dólares mientras retiraba pesos con las Lebac, esa experiencia terminó bastante mal el año pasado. Si bien hoy no sería exactamente igual, se le parece bastante.

Al venir cumpliendo la meta monetaria correctamente, el BCRA tiene margen para probar retirando menos dinero. Tengamos en cuenta que lo que expande comprando dólares solo lo volvería a retirar si el dólar supera el techo de la zona de no intervención (hoy $48.37, un 30% más del valor actual). Las leliqs son una herramienta que se utiliza todos los días, esto le da la posibilidad de seguir de cerca los movimientos del mercado y reaccionar rápidamente frente a movimientos que no son los deseados.

Párrafo aparte para la operación de compra que tuvo que hacer el 28/12 en forma directa al Tesoro que implicó una emisión de $43.700 millones y esos pesos si tuvieron que ser absorbidos en estos días con las leliqs. Esto le quitó un margen de maniobra que bien podría haber sido utilizado en estos días.

También habría que preguntarse si la tasa de ajuste de la zona de no intervención es la adecuada, la misma se estableció en plena corrida cambiaria y cuando el dólar probablemente se encontraba en un overshooting luego de subir más de un 100%.

Volviendo al tema principal es entendible la prudencia del BCRA en relación a la baja de tasa (no se quiere volver a repetir errores cometidos recientemente), esa misma prudencia debería aplicarse en el momento en que se decide emitir pesos, aun cuando se esté adquiriendo en contrapartida dólares para reforzar las reservas.

(*)Analista financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario