Mundo

El BID cancela reunión anual luego que China vetara a delfín de Guaidó

La suspensión llegó luego que el vice de EEUU acusara a Pekin de negarle visa a delegado nombrado por el autoproclamado presidente de Venezuela. El organismo de crédito fue la única institución financiera que reconoció al opositor a Maduro.

La crisis institucional en Venezuelasumó este viernes un nuevo capítulo a la saga que incluye a nada menos que las dos potencias económicas globales.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció que cancela su reunión anual prevista para la próxima semana en China como consecuencia de un cortocircuito ente Pekin y Washington. ¿Otro efecto colateral de la guerra comercial que tiene en vilo al mundo?

Por lo pronto, la cancelación llegó luego de que el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, acusara a China de negarle la visa al delegado nombrado por Juan Guaidó para representar a Venezuela en la cumbre.

"El Directorio Ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó una resolución por la cual la Reunión Anual de las Asambleas de Gobernadores no se llevará a cabo en Chengdu, República Popular China, del 28 al 31 de marzo de 2019", indicó el banco en un escueto comunicado difundido a la prensa.

En ese contexto, el organismo señaló que "presentará sus recomendaciones respecto a la sede y fechas de la asamblea anual de 2019 en un plazo de 30 días".

Vale recordar que la institución interamericana de préstamo se convirtió la semana pasada en el primer organismo financiero multilateral en reconocer a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, al aprobar una resolución avalando el nombramento de Hausmann.

Sin embargo, la gota que rebalsó el vaso llegó desde Washington. En una columna de opinión Pence dijo que las autoridades chinas le negaron la visa a Ricardo Hausmann, flamante representante de Venezuela nombrado por Guaidó, quien desde hace dos meses libra protagoniza una dura pugna por el poder con el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Estados Unidos y más de 50 países impulsan la salida del poder del delfín de Hugo Chávez, cuya reelección consideran ilegítima por lo que reconocen como presidente interino a Guaidó, quien hasta el 23 de enero era jefe parlamentario y busca encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones.

Un dato no menor en este entuerto diplomático y financiero es que China es el principal acreedor de Venezuela. Durante la última década, Pekín otorgó más de u$s 60.000 millones de en créditos a Caracas, de los cuales el país sudamericano aún le debe unos u$s 20.000, que ha estado pagando con envíos de petróleo.

Por su parte, Washington tiene el 30% del poder de voto en el directorio del BID, frente al 50% combinado para los miembros de América Latina y el Caribe, de los cuales Argentina y Brasil tienen el 11% cada uno.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario