Edición Impresa

El Central busca justificar las intervenciones cambiarias

"Las razones de la intervención cambiaria en países con metas de inflación tienen que ver con estabilidad de precios, estabilidad financiera y acumulación de reservas. El traslado a precios locales de las variaciones del tipo de cambio ha descendido en Latinoamérica en las últimas décadas, asociado a la mayor credibilidad de la política monetaria, pero ésta y otras regiones emergentes aún muestran mayores coeficientes de traspaso que los países avanzados. En economías con desempeños inflacionarios históricamente volátiles, o expuestas a shocks externos, la intervención cambiaria contribuye a disminuir las repercusiones sobre precios de la depreciación cambiaria", señala el BCRA en el IPOM de abril. "La presencia de activos o pasivos dolarizados en el sector bancario puede exacerbar de manera nociva los movimientos en el tipo de cambio nominal. Y hay múltiples episodios en que la falta de liquidez externa estuvo asociada a crisis financieras de gran magnitud, con repercusiones sobre la actividad económica. En estrecha relación con esto, los bancos centrales intervienen para acumular reservas: entre 2010 y 2015, por ejemplo, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú acumularon reservas por cifras que oscilan entre 2 y 7 puntos del producto". "Aunque se trata de una cuestión altamente dependiente de las circunstancias específicas de cada país, la experiencia internacional muestra que la intervención cambiaria puede ser un complemento útil de la tasa de interés para alcanzar los objetivos de inflación. El tipo de cambio flotante actúa eficazmente para que la economía absorba shocks externos desfavorables, pero nada impide que su volatilidad excesiva pueda ser moderada por el banco central, en tanto aquella vaya en detrimento de la estabilidad monetaria y financiera", afirma el documento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario